Buscar:
Menú
Inicio Viaje Literario
Inicio Aloha Criticón
Novedades literarias
Los libros más vendidos
Biografías de Escritor@s
Citas y frases
Literatura en el cine
Comentarios de libros
Trivial de Literatura, Cine y Música
Libros Recomendados
XXII Certamen de Relato Corto
Preguntas y respuestas de cine, música o literatura
Preguntas Literatura- Orden Alfabético
Autores de biografías, críticas, guías, respuestas....
Aviso Legal
Publicítese en AlohaCriticón
Contacto

Libros Aloha Discos
Libros Críticas Cine Clásico
Bases XXII Certamen de Relato Corto
Novedades y Reediciones
-> Susan Choi
-> Seumas O'Kelly

-> Y Muchos Más...

Algunos Autores
-> Katherine Pancol
-> Stanislaw Lem

-> Y Muchos Más...

Historia de la Literatura
-> Sigrid Undset
-> Anthony Burgess

-> Y Muchos Más...

Preguntas Literatura
-> Libros y Películas sobre Buck Rogers
-> Mito de Sísifo - Albert Camus

-> Y Muchas Más...

Más AlohaCriticón
> Cine - ElCriticón
> Música - AlohaPopRock
> Trivial Aloha de Literatura, Cine y Música
> RSS

Larra, Mariano Jose de. Quién es el público y dónde se encuentra
Compartir:  Compartir en Facebook   Compartir en Twitter   Compartir en Google Buzz   Añadir a Yahoo   Enviar a Meneamé   Enviar a Digg   Enviar a MySpace   Enviar a un amigo
Puntuación lectores
9.4/10Vota!

libro larra articulos de costumbres portada critica

¿QUIÉN ES EL PÚBLICO Y DÓNDE SE ENCUENTRA?
Mariano José de Larra

En el mes de agosto de 1832 publicó Larra este artículo que intentaba aclarar quién se escondía detrás de ese “público” tan maravilloso del que todos hablan, ese “comodín de todos los pareceres” (y sentires) que “parece que debe de ser alguien”.

El texto, imprescindible en su carrera periodística, está englobado en la mayoría de sus recopilaciones de artículos de costumbres.

Larra, con brillante acidez e ironía, se pasea un domingo por la ciudad de Madrid para intentar observar al personal y descubrir quién demonios es ese público para el que escribe y que tan magnánimo es mostrado en muchas bocas de ancho calado: imparcial, ilustrado, indulgente... Una maravilla de público, vamos... Qué distinta es la realidad.

La narración de la observación en primera persona por parte de “un infeliz que sale de casa con su cara infantil y bobalicona” es magistral.

Punzante en las consideraciones, burlesco con las maneras costumbristas y lúcido en las descripciones, el texto se mueve por distintos escenarios que tanto nos llevan de una fonda a una iglesia, como de un café a un teatro, o de la Puerta del Sol al Retiro.

mariano jose de larra quien es el publico y donde se encuentra libro

En tal recorrido, el pobrecito hablador (“buen hombre e infeliz”) se muestra confuso, aceradamente crítico, y nunca logra concretar la esencia conceptual de ese público que tantos ensalza su imprecisa existencia: “Mi público es que es sensacional”.

Asuntos como el conglomerado artificial de personas tan "apersonal", más que gente, gentío, el auxilio de una opinión vaga general por parte de un autor o profesional, y la negación del pensamiento individual en pos de la nadería colectiva, sirven a Larra para manifestar su acrimonia y su misantropía: “muchos majaderos que no entienden de nada disputan de todo”, y que “por lo regular siente en masa y reunido de una manera muy distinta que cada uno de sus individuos en particular”.

El artículo es una evidencia del malestar y desencanto (y hasta desprecio) de Larra hacia su contexto, al que expone como mediocre, rutinario e ingrato.

Apuntes de su contexto político En 1832 España estaba regida por Fernando VII, hijo de Carlos IV y María Luisa de Parma, en la denominada "década ominosa" tras la restauración del absolutismo que puso fin a la Constitución liberal de 1812. En 1832 los partidarios de que Carlos María Isidro de Borbón (Carlistas) heredase el trono de Fernando VII forzaron al rey a que derogase la Pragmática Sanción de 1830 que acabó con la Ley Sálica para que gobernase su hija Isabel. Poco después la Pragmática volvió a ser aprobada. En 1832 se abolió la pena de ahorcamiento para que los condenados a muerte fuesen ejecutados sólo por garrote vil.

Otros textos literarios aparecidos en 1832
Cuentos de la Alhambra, de Washington Irving
Valentine, de George Sand
Our Village, de Mary Russell Mitford
El Coronel Chabert, de Honoré de Balzac
La Bolsa, de Honoré de Balzac
Louis Lambert, de Honoré de Balzac
Wacousta, de John Richardson
Dubrovsky, de Alexander Pushkin
La Dama De Shalott, de Alfred Tennyson
Las Aventuras de Newton Forster, de Frederick Marryat
El Rey Se Divierte, de Victor Hugo

Ir a la biografía ViajeLiterario-AlohaCriticón de Mariano José de Larra

© Aloha Criticón. Todos los derechos reservados.

 

Novedades


Biografías


Críticas

Aloha PopRock El Criticón Viaje Literario
Biografías y discografías
Novedades discográficas
Discos Recomendados
Preguntas Rock
Críticas de discos
RadioPsico60s
Libros-Guías Rock
Trivial Aloha
Estrenos de cine
Novedades en DVD
La Taquilla
Películas recomendadas
Críticas de películas
Estrellas del cine actual
Intérpretes cine clásico
Libros Cine Clásico
Novedades literarias
Libros más vendidos
Literatura en el cine
Libros recomendados
Biografías de escritores
Comentarios de libros
Certamen Relato Corto
Citas de escritores
© Aloha Criticón. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal |  ¿Quiénes somos? |  Publicidad |  Contactar |  Política De Cookies |  RSS  ]