• Por AlohaCriticón

28 dias despues posterDirección: Danny Boyle.
Intérpretes: Cillian Murphy, Naomie Harris, Brendan Gleeson, Megan Burns.


Un grupo de ecologistas decide liberar a un conjunto de monos que sirven como cobayas en un laboratorio, desconociendo que están infectados de un peligroso virus que se transmite por la sangre o la saliva y que tarda pocos segundos en convertir en un depredador a aquel que es contagiado. Tras 28 días, Jim (Cillian Murphy), se despierta en la cama de un hospital, recorre el hospital, sale a la calle, y ve que todo está desierto. Cuando entra en una iglesia descubre a un grupo de personas aparentemente muertas pero que son infectados a la espera de la presa, él mismo. Siendo perseguido, Jim será salvado por Selena(Naomie Harris) y Mark(Noah Huntley), que le explicarán lo sucedido. Jim y Selena se encontrarán en su camino con Frank (Brendan Gleeson) y su hija Hannah (Megan Burns), con los que marcharán rumbo a Manchester, desde donde han recibido una transmisión de un grupo de soldados que creen tener la respuesta a la infección.

“28 días después” es el nuevo largometraje del británico Danny Boyle, que consiguió en su momento gran prestigio por el éxito de sus dos primeras películas, “A tumba abierta” y sobre todo “Trainspotting”. Como no podía ser de otro modo le llovieron las ofertas para irse a Hollywood, pero los resultados no fueron buenos. Primero le llegó la indiferencia con la minusvalorada “Una historia diferente”, su particular visión de lo que debía ser una comedia romántica. Después saboreó la hiel del fracaso con “La Playa”, una película incomprendida, perjudicada por la presencia de Leonardo DiCaprio, que llevaba a los espectadores a hacerse una idea equivocada de lo que iban a ver. Con este nuevo film realizado en su tierra ha recuperado parte del prestigio perdido.

Lo que queda claro es que cuando haya pasado algo de tiempo esta película será recordada por sus imágenes en cámara digital y la visión de un Londres desértico, equiparable a la Gran Vía de “Abre los ojos”. La película ha sido rodada con cámaras digitales en vez de con las convencionales y eso se nota y agradece, pues le da un mayor tono de verismo y crudeza al film. Aunque de todos modos creo que la cinta se divide en dos partes: una primera, con más terror y suspense, cuando se da a conocer la enfermedad y aparecen los zombis en escena, con toques de road movie, como cuando los cuatro protagonistas se van en busca de los transmisores de la señal de radio. En esta parte destaca el momento en que los personajes se ven inmersos en una persecución por parte de los zombis dentro de un túnel, una secuencia de gran suspense bien credo por Boyle.

Luego hay una segunda parte, menos terrorífica, cuando llegan a la fortaleza militar, en la que destaca el antimilitarismo del que hace gala Boyle y su guionista Alex Garland. En principio los protagonistas creen que estarán seguros con los militares, pero no tardarán mucho en darse cuenta de que eso no es así. Los militares acabarán siendo incluso más peligrosos que los propios zombis (como cuando fuerzan a Selena y Hannah), tan sólo el personaje del sargento Farrell aportará algo de sentido común, pero ya se sabe que el sentido común no es muy apreciado en situaciones límite. Esta segunda mitad es un poco menos interesante,aunque aportará interés un ataque de zombis en su tramo final. Asimismo considero superflua la relación amorosa que se esboza entre Jim y Selena, porque no es estrictamente necesaria.

En definitiva, una película la mar de interesante, que además de ofrecer una premisa de film de terror, también aprovecha el argumento para criticar la sociedad de nuestro tiempo, con unos militares que se creen dioses y lo irónico de que unos ecologistas acérrimos desaten la epidemia por meterse donde no les llaman. Buenas interpretaciones de su plantel de actores poco conocidos para el gran público, y una sugerente banda sonora de John Murphy, aparte de la inquietante fotografía, que ayudan al buen acabado de esta película, que incluso se permite algún toque de humor en medio de la catástrofe.

David García




Realmente una de las decepciones que menos me gusta padecer y que ultimamente más sufro es sin ninguna duda aquella que acontece tras asistir a los interesantes primeros minutos de alguna pelicula y de repente observar cómo esta se desinfla hasta límites marcados en un pozo tan profundo y oscuro que son suficientes para impedir permitirte salir con una sonrisa del cine. Asi se las gasta la última de Danny Boyle, pelicula – si exceptuamos los primeros minutos – sólo apta para aquellos que disfruten con zombies, sangre y poco mas…


El responsable, entre otras, de la transgresora “Trainspotting” (su mejor obra) y la floja, aunque merezca la pena por sus maravillosos paisajes de la exótica Tailandia, “La playa”, se embarca ahora en un proyecto claramente enfocado hacia el cine-terror de serie B, o eso o la película es desgarradoramente patética por sus múltiples situaciones llenas de previsibilidad y poca credibilidad, que contrastan directamente con la excelente puesta en escena modificada y arreglada para crear un imponente impacto visual hiperrealista. Con la ayuda del director de fotografía de cine dogma Anthony Dod Mantle se consigue una atmosfera inquietante muy lograda que ayuda y, más aún, es la artífice, de los excelentes primeros minutos del filme, angustiosos, desconcertantes e incluso vibrantes. Todo esto sin embargo se pierde y diluye en cuanto los protagonistas comienzan a hablar, y uno se va dando cuenta de el terrible contraste que existe entre la realidad visual que monta Boyle y el fantasioso guion de Alex Garland, carente de toda lógica, infumable, y como no, vacio, sin apenas analisis; en fin, una verdadera pena, por lo menos eso es lo que sentí yo al alejarme del cine y comenzar a reflexionar en lo que acababa de ver.

Por otro lado además de la escenificación se esconden otros aciertos en este proyecto, tales como la buena elección de actores, sobre todo en lo referente a su protagonista principal (en realidad el cumplido es solo por él) y la interesante musica compuesta por Jhon Murphy, misteriosa y a la vez esperanzadora.

Pablo Gonzalez Taboas

Fichas en AlohaCriticón

Danny Boyle
Cillian Murphy
Brendan Gleeson

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:37    Promedio:3.8/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar