• Por AlohaCriticón

A LA DERIVA (2006)

Dirección: Hans Horn.

Intérpretes: Susan May Pratt, Richard Speight Jr., Niklaus Lange, Cameron Richardson.

Tres parejas de amigos y el bebé de una de ellas se disponen a pasar un fin

de semana en un yate de lujo.

La tragedia se apoderará de ellos en alta mar cuando, despreocupados, se

lancen al agua sin poner la escalera de la embarcación.

La realidad casi siempre supera a la ficción, y el renombrado director de

anuncios publicitarios Hans Horner con “A la deriva” da buena fe de ello con

una historia real de demoledoras consecuencias, algo que según los

entendidos es más frecuente de lo que parece.

Rodada cámara en mano en Malta, en uno de los depósitos exteriores de agua

más grandes del mundo, y con un bajo presupuesto financiado en su mayor

parte por Film Fernseh Fonds Bayern (fondo para la producción), estamos ante

una película más que intenta paliar los calores estivales en una cartelera

plagada de remakes de películas de terror adolescente y, salvo honrosas

excepciones, pretenciosos films para espectadores no demasiado exigentes.

La virtud del cinéfilo está en juzgar las obras en base a sus posibilidades

y “A la deriva” si bien “engañando” al espectador con una estética

norteamericana cuando en realidad estamos ante una producción europea, es

tan transparente como el argumento citado en líneas anteriores. No hay

fraude, ni trucos artificiosos. Sin trampa ni cartón.

Una historia con un ritmo continuo bastante logrado que hace que la cinta no

decaiga y se abandone al hastío colectivo; muy bien llevada en todo momento

por Horner; a quien sólo habría que poner un pero, y es el uso – en

determinados momentos abusivo- de los flasbacks de una de las protagonistas.

La recurrencia hace que quizá se vea como un argumento en exceso manido para

explicar la conducta de pánico desproporcionado de la joven hacia el agua.

Los protagonistas, anónimos para los que no hayan gustado de ver series como

“Ley y orden”, “CSI: Miami” o “Embrujadas”, contribuirán -nuevo acierto de

Horner- al anonimato que garantiza mayor veracidad al accidente, espina

vertebral, de la película.

Una muy buena opción para quienes quieran una alternativa a los piratas,

exorcismos, coches que hablan y corrupciones en Miami que pueblan la

cartelera estival.

Cristina Gómez

Enlaces

Cameron Richardson

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:9    Promedio:2.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar