• Por AlohaCriticón


Dirección: Fatih Akin.
Intérpretes: Nurgul Yesilçay, Baki Davrak, Tuncel Kurtiz, Hanna Schygulla.


El viudo Alí Aksu (Tuncel Curtiz), cuyo hijo Nejat (Baki Davrak) es profesor de universidad, decide mantener una relación estable con Yeter (Nursel Köse), una prostituta de origen turco. Un enfrentamiento de trágicas consecuencias entre Alí y Yeter y el conocimiento por parte de Nejat de la existencia de una hija de ésta, será determinante para que el docente se traslade a Estambul en busca de la pista de la única descendiente de la meretriz.

al-otro-lado-fotoFatih Akin, con el miedo escénico que ha reconocido padecer después de su inesperado éxito que fue “Contra la pared” (2003), propone ahora una obra en la que nuevamente fusiona la cuadriculada sociedad germana con la ortodoxa cultura turca.

“Al otro lado”, menos visceral y más reposada que “Contra la pared”, consecuencia, según Akin, de la asumida responsabilidad que le ha deparado el ser padre, es también resultado del ejercicio de transición que supuso el interesante documental, “Cruzando el puente: los sonidos de Estambul” (2005), en el que se repasa la música popular turca en sus distintas variantes.

El guión escrito por el propio Akin ha sido distinguido oficialmente, como no podía ser de otra manera, al seguir el criterio consuetudinario establecido al respecto, es decir, un típico relato que atrae y epata al respetable cuando se entrecruzan casualmente en la trama los distintos personajes que aparecen en pantalla.

En este sentido, y dejando al margen el politiqueo que pueda subyacer en los repartos de galardones, es una regla no escrita el que este tipo de estructuras narrativas ya manidas, tengan todas las papeletas para obtener algún reconocimiento (“Amores perros” (2000), “Crash” (2004), “Babel” (2006)); algo similar a lo que ocurre con los actores cuando interpretan a seres extravagantes, curdas u orates.

“Al otro lado” está dividida en dos partes que concuerdan con el deceso de dos mujeres, cuyo accidentado sacrificio se cruza en sus destinos con posterioridad a un hálito de amor y esperanza que habían encontrado.

El trabajo de Akin, en el que interviene la actriz predilecta de Fassbinder, Hanna Schygulla, junto a intérpretes turcos de buena solvencia, especialmente Baki Davrak y Nursel Köse, no deja de ser otra discreta ficción fabricada dentro de vasos comunicantes en los que se han vertido a partes iguales historias desarrolladas en Bremen y Estambul, entre otras localizaciones.

Alberto Alcázar

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:6    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar