• Por AlohaCriticón

ALGO PARECIDO A LA FELICIDAD (2006)

Dirección: Bohdan Slama.

Intérpretes: Pavel Liska, Tatiana Vilhelmová, Anna Geisrelová, Marek Daniel.

Monika (Tatiana Vilhelmova), Dasha (Anna Geislerová) y Tonik (Pavel

Liska) son tres jóvenes checos que se conocen muy bien, ya que han

crecido en la misma comunidad de vecinos.

El constante desequilibrio emocional que sufre Dasha, separada y con dos

hijos de corta de edad, hará que Monika y Tonik tengan que arrostrar la

crítica situación sin el respaldo de sus respectivas familias.

“Algo parecido a la felicidad”, galardonada con la flamante Concha de Oro

del año 2005, además de conseguir una de sus intérpretes, Anna

Geislerová, la Concha de Plata, constituye el segundo trabajo del director

checo, Bohdan Slama.

Ya con anterioridad, Slama había saboreado las mieles del triunfo con su

primer corto y también con su posterior estreno en el largometraje, “Abejas

salvajes” (2001).

En este que aquí se comenta, a partir de un guión escrito por el propio

Slama, la narración de la cinta aborda las colisiones frontales y

traumáticas de tres amigos en un período de sus vidas, caracterizado por

una inestabilidad sentimental realmente preocupante.

Tonik, atormentado y despegado de sus padres, está viviendo con una tía

en una destartalada casa; Monika ve como su novio parte para Estados

Unidos en busca del sueño americano; y, finalmente, Dasha, que es un

pendón desorejado y tiene más pájaros que neuronas en su preciosa

cabecita.

Es natural que con semejantes retazos vitales, el parentesco con la

cúspide del bienestar espiritual a la que toda persona suele aspirar es

prácticamente nulo, aunque en el título se deje una rendija al optimismo con

la inclusión del pronombre indefinido.

En otro orden de cosas, esa regla no escrita de dejar fuera de un plató a

los animales y a los niños, fue aquí sabiamente obviada, y así, si uno fija la

atención en la pantalla, podrá apreciar la verídica y no estudiada

espontaneidad de dos infantes de tan sólo cuatro o cinco años.

Rodada con la fuerza y transparencia con las que suelen distinguirse

algunas producciones checas, “Algo parecido a la felicidad” es cine serio

y sincero, que no envejece, pero que no llega a alcanzar la pátina que

consiguen las auténticas obras maestras.

Alberto Alcázar

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:3    Promedio:3.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación