• Por AlohaCriticón

algo pasa con mary cartel poster pelicula

ALGO PASA CON MARY (1998)

Dirección: Bobby y Peter Farrelly.

Intérpretes: Ben Stiller, Cameron Diaz, Matt Dillon, Chris Elliott.

Con guión de Ed Decter (“Cómo Perder La Cabeza”, “Salvaje”), Bobby Farrelly (“Dos Tontos Muy Tontos”, “Matrimonio Convulsivo”), Peter Farrelly (“Dos Tontos Muy Tontos”, “Matrimonio Convulsivo”) y John J. Strauss (“Cómo Perder La Cabeza”, “Salvaje”).

Ted Stroehmann (Ben Stiller) es un aspirante a escritor obsesionado con el recuerdo de Mary Jensen (Cameron Diaz), una atractiva chica con la que mantuvo un breve encuentro romántico en el instituto. Catorce años después Ted, deseoso por estabilizar su situación sentimental, querrá localizar a Mary con la ayuda de un investigador llamado Pat Healy (Matt Dillon). Cuando éste la encuentre en Miami se quedará prendado de ella e intentará conquistarla mintiéndole a Ted sobre su situación y presencia física.

Farsa sexual, escatología, absurdo, cinismo a raudales y romanticismo guarrón son algunos de los elementos de esta comedia dirigida, escrita y producida por los hermanos gamberretes Bobby y Peter Farrelly, autores también, dentro de este tipo de comedias groseras y caricaturescas con gusto por el sinsentido, de títulos como “Dos Tontos Muy Tontos” o “Yo, Yo Mismo e Irene”, casi todas ellas con algunos momentos antológicos de humor disparatado, personajes y situaciones estrambóticas, diálogos irracionales, ágil ritmo narrativo… En otros pasajes no resultan tan afortunados aunque rara vez en su desarrollo pervierten su naturaleza tonal, lo que ya es de agradecer.

En “Algo Pasa Con Mary”, con la presencia constante a lo largo del metraje de Jonathan Richman en plan trovador con sus canciones naif, y tras un divertido prefacio narrado en flashback con voz en off en primera persona por Ted, el protagonista principal encarnado de manera efectiva por Ben Stiller, vamos conociendo a Mary, una escultural rubia que gracias a su tipito tiene conquistado a todo el personal masculino del instituto. De vuelva al tiempo presente y tras muchos años sin saber de ella Ted, en plan Odisea homérica, intentará buscarla para poder reanudar el aborto de romance que tuvieron en sus tiempos más juveniles. Es ahí cuando entra en acción un espléndido Matt Dillon en una soberana interpretación cómica demostrando bastante talento en un género poco acostumbrado en su carrera.

En el desarrollo de esta quimera en busca del amor verdadero, ansias de ligoteo, querencias sexuales e hipocresías varias en torno a un fin común, los hermanos Farrelly encadenan una serie de gags bastante conseguidos, en especial los tejemanejes de Dillon para conquistar a Cameron Diaz, y unas traviesas escenas, “políticamente incorrectas”, en torno a las seminales partes nobles que no quedan del todo mal por la habilidad de hacer creíble lo increíble por parte de todo el elenco interpretativo.algo pasa con mary fotos cameron diaz

La película, lo que ya le concede valía como comedia, contiene muy divertidos y basa todo su potencial en la creación de situaciones cómicas y transgresoras, obviando trabajar demasiado sus personajes más allá de la de las mismas. No lo necesita, ya que el ligado de las mismas, con giro sorprendente final, nunca pierde ese tono de farsa desenfadada y atontolinada a la que le sobran algunos chistes con el recurso repetitivo de…“¡¡¡Era broma!!!”.

Junto a las tonadas regulares que Richman interpreta en escena se escuchan a, entre otros, los Foundations, los Carpenters, Lemonheads o los Dandy Warhols.

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Hermanos Farrelly

Ben Stiller

Cameron Diaz

Matt Dillon