• Por AlohaCriticón

ALIEN VS. PREDATOR 2 (2007)

Dirección: Colin Strause y Greg Strause.

Intérpretes: Steven Pasquale, Reiko Aylesworth, John Ortiz, Johnny Lewis.

Secuela de “Alien vs Predator”.

Los habitantes de un pueblo de Colorado tendrán que sobrevivir en medio del combate entre los Alien y el último Predator, quien también tiene que enfrentarse al ser híbrido Predalien.

Secuela de “Alien Vs Predator”. Resulta incluso más aburrida e infantil como la anterior, e indigna de sus originarias, en especial de la aprovechable, en especial por su atmósfera, “Alien”.

Los debutantes en la dirección de largometraje, hermanos Colin y Greg Strause, sin una mínima introducción ni explicación de nada, ponen en acción este combate anodino de “monstruos” que arrastra también a los habitantes de un pequeño pueblo estadounidense.

Como la especialidad de los Strause son los efectos visuales y aquí no tienen ninguna historia que contar más allá de sus proposiciones básicas, nos vemos sometidos a un sinfín de ruidismo y acción videojueguera sin ningún tipo de tensión real.

Tal labor efectista se adereza con algún que otro inane interludio doméstico familiar y tópicas confrontación amorosas de adolescentes, caracteres y cuitas sin desarrollo que se diluyen en la nada tras la excitación del instinto de supervivencia y la vorágine de la amenaza que transmuta una aparente tranquila localidad en un escenario de destrucción y muerte.

Puesta en escena con exceso de planos cortos en un progresivo ambiente caótico de nocturnidad y lluvia, la narración es un desbarajuste sin sentido, con lo que si ya no sabemos ni a quien se mata, ni quien mata, ni quien matará, ni quien… nada de nada.

Los monstruos no lucen, los diálogos o no existen o son irrelevantes (mejor que no existan), los múltiples personajes que pululan por la pantalla no interesan, su destino importa un pimiento, y las actuaciones son mediocres.

Parece que intenta trascender la vacuidad con alguna pulla gubernamental en la estrategia de protección, cuyas mañas terminan causando destrucción sin medida, pero tal ínfula no redime (más bien todo lo contrario por su pretensión) las carencias de este subproducto.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:24    Promedio:1.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar