• Por AlohaCriticón

apartamento para tres posterDirección: Charles Walters.
Intérpretes: Cary Grant, Samantha Eggar, Jim Hutton, John Standing.


Tokio, 1964.
Dos hechos que por separado no cuentan con mayor trascendencia; pero que unidos dan lugar a una de las mayores demandas hoteleras en la zona, provocada por la celebración de los Juegos Olímpicos. Sir William Rutland (Cary Grant) -empresario norteamericano- viaja hasta Tokio en viaje de negocios sin tener previsto alojamiento. Buscando apoyo en la embajada norteamericana encontrará un anuncio en el que se oferta compartir piso. La arrendataria es una bella mujer llamada Christine Easton (Samantha Edgar) que en un principio se opone tajantemente a alojarle en su casa , pero debido a la hilarante vehemencia de éste aceptará de no muy buena gana.

Una de las tardes, Rutland conoce a Steve Davis (Jim Hutton), miembro del equipo olímpico estadounidense que se encuentra con el mismo problema de alojamiento y ni corto ni perezoso le alquila la mitad de su habitación. A partir de ese momento una serie de innumerables anécdotas se sucederán cuando William Rutland quiera ejercer de cupido entre Christine y Steve, sin que el novio de la chica- un pintoresco trabajador de la embajada – Julius P. Haversack – sospeche lo más mínimo.

apartamento para tresVeintitrés años después de que George Stevens estrenara la película “El amor llamó dos veces”, Charles Walters (“El solterón y el amor” 1955, “Lilí” 1953) lleva a la pantalla su propio remake con Cary Grant como protagonista, en la última aparición de éste en pantalla. Retiro feliz para Grant, puesto que sólo quería tener como ocupación el cuidado de su familia; pero pérdida sin duda lamentable para las grandes obras del séptimo arte; que desde su desaparición son un poco menos grandes.

“Apartamento para tres” es considerada una de las mejores comedias de todos los tiempos y por méritos propios. Este honor ,en parte, se lo tenemos que agradecer al brillante guión de Sol Saks, que plaga de ironía el metraje, rehuyendo la risa fácil y los golpes de efecto de las comedias baratas. Un guión lleno de momentos delirantes, ingeniosamente planteados, que arrancan más de una carcajada en el espectador.

Asimismo, es de agradecer la importancia que Walters ha dado a la música en la película. Con canciones de Henry Mancini y música de Quincy Jones; las melodías repetitivas – monótonas en ciertos momentos – y las más alegres canciones dotan de mayor comicidad a la cinta; y la transforman en imprescindible. Partitura divertida y animosa en la que quedan claramente marcados los estilos jazz y pop con toques muy desenfadados. Tal es el poder de la música en “Apartamento para tres”, que en varias secuencias nos encontramos a Cary Grant tarareando – cuando no silbando en plena ducha- temas de “Tú y yo” (1957) y “Charada” (1963). Magistral.

Mucho ha llovido desde “El regador regado” (1896) película de los Hermanos Lumiere, considerada la primera comedia del cine; y no siempre ha llovido para bien. Es una delicia encontrar a personas que no ofendan la inteligencia del espectador con burdas imitaciones de los grandes cómicos cinematográficos y que sepan distinguir entre películas de cine cómico (también llamadas slapstick o comedia de payasadas) y comedias.

Películas, éstas últimas; sin personajes manidos pretendidamente graciosos, y sin recursos básicos, simplones y en la mayoría de los casos, infructuosos a la hora de alegrar o divertir al patio de butacas. Es una delicia encontrar una comedia en estado puro, que “tan sólo” cuente con la inteligencia para llegar al público como única vía para lograr lo pretendido: la risa.

Cristina Gómez

Fichas en AlohaCriticón

Cary Grant
Samantha Eggar

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:14    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar