• Por AlohaCriticón


Dirección: Jean-François Richet.
Intérpretes : Ethan Hawke, Laurence Fishburne, Maria Bello, Gabriel Byrne.


Es Nochevieja en la comisaría del distrito 13 de Michigan. En ella el Sargento Jake Roenick (Ethan Hawke), un veterano oficial y la secretaria pretenden pasar una fiesta tranquila ya que es la última noche que el viejo edificio estará de servicio. Pero a mitad de la noche un autobús cargado con un puñado de delincuentes, entre los que se encuentra Marion Bishop (Laurence Fishburne) se ve sorprendido por la tormenta y deberá hacer escala en la comisaría. Entonces se verán sorprendidos por un asedio desde el exterior en busca de Bishop encabezado por el agente de policía Marcus Duvall (Gabriel Byrne), por lo que deberán unirse y defender el edificio y sus vidas todos juntos.

Fue allá por 1976 cuando un joven y desconocido Jonh Carpenter decidió rendir homenaje a algunas de sus películas favoritas, como “Río bravo” o “La noche de los muertos vivientes”, con “Asalto a la comisaría del distrito 13”, un auténtico ejercicio de tensión pura en el que se narraba el asalto a una comisaría por parte de unos marginados sociales sin explicaciones, motivos ni perfiles psicológicos de personajes, acción y suspense sin tregua para el espectador con un presupuesto con el que hoy no se haría ni un episodio de los teleñecos. Carpenter también se ocupó del montaje y de la composición de la banda sonora y nos dejó a los amantes de la serie B y del cine en general una indiscutible obra de culto que sobrevive y sobrevivirá al paso de los años, al igual que ocurriría después con títulos como “La noche de Halloween”, “La cosa”, “La niebla” o “1997, rescate en nueva York”, por mencionar algunas de las maravillas de este mítico realizador hoy un tanto venido a menos (digan lo que digan los fans, “Fantasmas de Marte” no hay quien se la fume).

Casi treinta años después, la industria hollywoodiense se lanza a por el remake, tras observar los éxitos de las nuevas versiones de “La matanza de Texas” y “Zombi” el año pasado, pero tomando una perspectiva mucho más comercial y accesible al gran público y dándole tono de película de acción producida por Jerry Bruckheimer, lo cual se convierte en el gran acierto de la producción, me explico: cualquier intento de emular la tensión y el pulso conseguido por Carpenter en el original hubiera resultado un ridículo cuando menos espantoso.

Jean François Richet realiza con eficacia y maneras de futuro artesano al servicio de las grandes productoras un digno ejercicio de testosterona hiperviolento, suerte de cine de acción de otras décadas lamentablemente pasadas, destinadas al disfrute de los que no nos resignamos a que el género haya caído en la maldición del montaje final suavizado para que preadolescentes puedan ver las películas sin que padres histéricos pongan el grito en el cielo (¿Alguien sabe cual es la calificación por edades de una corrida de toros?).

No la comparen con la original (si es que la han visto) por que comparte con ella poca cosa aparte del título (de hecho uno se olvida de que es un remake a los cinco minutos), desde luego que no supone ninguna innovación ni sorpresa como su antecesora, pero uno piensa cada cinco minutos: cada vez se hacen menos películas de éstas. Sólo por eso y por el plano que muestra la comisaría repleta de rayos infrarrojos a causa de las armas que acechan en el exterior, merece la pena que le echen un vistazo.

Carlos Morcillo

Fichas en AlohaCriticón

Ethan Hawke
Laurence Fishburne
Gabriel Byrne
Maria Bello
John Leguizamo
Drea de Matteo

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:18    Promedio:3.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar