• Por Antonio Méndez

belle-de-jour-cartel-criticaDirección: Luis Buñuel.
Intérpretaciones: Catherine Denueve, Jean Sorel, Michel Piccolí, Francisco Rabal.

Película basada en una novela de Joseph Kessel (“Belle De Jour”, Editorial Ayma). Con guión de Luis Buñuel (“El Ángel Exterminador”, “Viridiana”) y Jean-Claude Carrière (“El Discreto Encanto De La Burguesía”, “Leonor”).

Sinopsis

La adinerada Severine Serizy (Catherine Deneuve), casada con un eminente cirujano llamado Pierre (Jean Sorel), será conocida como “Belle de Jour” cuando acuda a trabajar en un prostíbulo dirigido por Madame Anais (Genevieve Page), al que se une para intentar escapar de su vida rutinaria y aburrida.

Crítica

“Belle De Jour” es una de las películas más populares del maestro aragonés Luis Buñuel en la que nos presenta su habitual discurso sobre el erotismo y la burguesía, conjugados en esta ocasión para difundir un ejercicio sexual mesmerizante con su habitual imaginería surrealista.

belle-de-jour-catherine-deneuve-fotoLa fusión entre su gusto por la búsqueda de recovecos oscuros en la lubricidad primitiva del ser humano y su insistente mirada crítica al mundo burgués es puesta en escena con las aventuras y desventuras de una hermosa mujer llamada Severine, quien ante la monotonía en la que ve inmersa su existencia decide acudir no sin previos recelos a ejercer de prostituta diurna en un burdel.

Sensacional tratamiento a la temática del erotismo, al morbo y seducción por lo desconocido y lujurioso como evasión de la rutina vital; en la interacción de la “bella de día” con unos personajes a la vez que mefíticos, atrayentes, Buñuel sugiere más que enseña, provoca más que acomete, factores básicos del buen cine.

Los sueños y la realidad, el surrealismo y el realismo, la simbología y la banalidad se unen en el film para ir mostrando la conciencia y el interior de un personaje contradictorio, distante y pesaroso, cuyo paso en la vida irá “conducido” por un elegante y decimonónico carro de caballos. Maravillosa una fría y enigmática Catherine Deneuve y excelente un cínico y encantador Michel Piccolí.

Fichas en AlohaCriticón

Luis Buñuel
Catherine Deneuve
Jean Sorel
Michel Piccoli
Francisco Rabal


Severine es una hermosa joven, casada con un exitoso profesional de la salud, quien al verse encerrada en una “jaula de oro” decide salir a las calles parisinas en busca de algo o alguien que satisfaga sus curiosos deseos sexuales, llegando así a transformarse una codiciada prostituta.

Intrincado drama erótico de tintes surrealistas, en la que Luís Buñuel nos sumerge, como de costumbre, en una ácida critica a la burguesía, la hipocresía y los más recónditos, pervertidos, ásperos y reprimidos deseos sexuales, todo ello centrado en el personaje interpretado por la hermosa e irresistible rubia Catherine Deneuve, cuya frialdad, ensimismamiento e “inocencia” consiguen cautivar y provocar chispas de deseo impetuoso en elcinéfilo aquí presente.

Dos memorables personajes son también los encarnados por Michel Piccoli y Pierre Clementi, entregando todo de si en sus respectivos roles, el primero cínico e irreverente, el otro un irascible bribón enamorado de la chica dorada.

La siempre mesmerizante y colorida atmósfera del cine Buñueliano nos otorga una de sus obras más completas y ricas en imaginería, una compleja fábula de la que la siempre bella Severine saldrá airosa, abordando sin temor el carruaje del destino.

Pierluigi Puccini

Fichas en AlohaCriticón

Luis Buñuel
Catherine Deneuve
Jean Sorel
Michel Piccoli
Francisco Rabal