• Por AlohaCriticón

BIG (1988)

Director: Penny Marshall.

Intérpretes: Tom Hanks, Elizabeth Perkins, John Heard, Jared Rushton.

Josh (David Moscow/Tom Hanks) es un niño de trece años que anhela ser mayor con la intención de poder conquistar a la niña de la que está enamorado, Cynthia (Kimberlee M. Davis). Para lograr su objetivo una noche Josh pide un deseo a una máquina del parque de atracciones.

A la mañana siguiente se verá convertido en un hombre de treinta años, asustando a su madre, quien piensa que es un ladrón, y requiriendo la ayuda de su mejor amigo, Billy (Jared Rushton).

Comedia de carácter fantástico dirigida por Penny Marshall (“Jumpin’ Jack Flash”) que consiguió afianzar la fama en los años 80 del actor Tom Hanks, quien ganaría un Globo de Oro y sería nominado al Oscar por esta interpretación. A la estatuilla también optaron los guionistas Gary Ross y Anne Spielberg, hermana de Steven y productora del film junto a James L. Brooks y el propio Ross.

La película, fotografiada por Barry Sonnenfeld, tiene reminiscencias de las historias ideadas por Frank Capra en los años 30, pero la misma resulta esquemática en general a pesar de contener momentos divertidos derivados de la condición del “niño grande” en inocente interacción amorosa y laboral con el mundo adulto. El desarrollo del film es desplegado con una gradación cariñosa y afectiva, alcanzando su primer punto de giro cuando sin explicación alguna de su carácter mágico, más allá de su ubicación lógica en un parque de atracciones, aparece una máquina de deseos que de la noche a la mañana transforma a un iluso mozalbete de trece años en un hombre treintañero, provocándole una serie de situaciones de “pez fuera del agua” más o menos chisposas, enaltecidas por el magnífico trabajo de Hanks.

Lo que es poco creíble es su vertiginoso asalto al mundo laboral, manifestado con un tono ligero y humorístico. Encuentra trabajo rápido y coincide con un jefe la mar de salado (con quien comparte una conocida escena bailando encima del teclado de un gran piano), que a los pocos días lo convierte en vicepresidente por su habilidad con los juguetes. Vamos, todo demasiado idílico y muy diferente a la vida real.

El factor romántico es desarrollado con simpatía, dulzura y, finalmente, melancolía, estableciendo Hanks una aceptable química, bajo el trasfondo sonoro de Glenn Miller, con Elizabeth Perkins, quien se siente atraída por la imaginación, la sinceridad, el descaro y la animosidad del niño que lleva dentro el actor protagonista, aspectos menguados en un mundo adulto marcado, generalmente, por la competencia, la materialidad y la estandarización vital.

El valor de la amistad también está presente en el film, que cuenta con imágenes de “French Connection” y del músico Billy Idol, en la relación de Hanks con el niño interpretado por Jared Rushton, quien después aparecería en “Cariño, he encogido a los niños” (1989).

Enlaces

Tom Hanks

Elizabeth Perkins

Penny Marshall lleva a la pantalla una hermosa fábula contemporánea, en la

que un niño de 12 años llamado Josh Baskin, considerándose un desvalido

social, al no poder llamar la atención de una niña de su edad, pide un deseo

una noche en que la feria llega cerca de su hogar en los suburbios, sin

imaginar que el genio Zoltar convertirá su mas grande fantasía en realidad,

ser adulto, situación que le deparará momentos tanto alegres como

dolorosos, en una mágica travesía por el mundo real.

Una bellísima historia llena de sentimientos, el contraste del mundo adulto

frente al de los infantes se explora de forma inteligente, asequible para

grandes o chicos, un viaje en busca de una identidad casi perdida y el

encuentro con una realidad alterna, no solo llena de pesadumbre existencial

(la monotonía, el materialismo, la hipocresía y la envidia) sino también con

sentimientos que no desaparecen jamás (el amor, el respeto, la amistad y la

inocencia). Una cinta que aunque no ahonda en estos temas con profundidad,

los explora y los obsequia al espectador como momentos que nos harán

recordar lo maravillosa que es la vida.

Escrita por Gary Ross (Pleasentville, Seabiscuit) y Anne Spielberg (hermana

de Steven, quien en cierto momento quizo dirigirla), cuenta con una mas que

genial interpretación de Tom Hanks como un tímido y juguetón niño en plena

edad de búsqueda de si mismo; una preciosa Elizabeth Perkins, la cual

descubre su ternura casi perdida ya en el caos de la mayoría de edad, un

odioso e hilarante John Heard y un muy generoso jefe encarnado por Robert

Logia.

Una cinta para recordar, se reservó un lugar muy especial en mi corazón

cuando la vi por primera vez en mi niñez sin imaginarme

siquiera que hoy me haría escapar lagrimas de

nostalgia, añoranza y felicidad al recordar lo que fue mi infancia, sin duda

la mejor época en la vida de toda persona, y para eso está esta película

maravillosa, encargada de que lo reconozcamos.Pierluigi Puccini

Enlaces

Tom Hanks

Elizabeth Perkins

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:36    Promedio:4.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar