• Por AlohaCriticón

cassandras dream cartel poster

CASSANDRA’S DREAM (2007)

Dirección: Woody Allen.

Intérpretes: Ewan McGregor, Colin Farrell, Hayley Atwell, Sally Hawkins.

Eslogan publicitario: ¿Dónde Está El Límite De Tu Ambición?

Con guión de Woody Allen (“Manhattan”, “Annie Hall”).

Ian (Ewan McGregor), enamorado de una joven actriz llamada Angela (Hayley Atwell), y Terry (Colin Farrell), enganchado al juego, son dos hermanos que están pasando una etapa de problemas económicos, lo que no le impide comprar un velero llamado “Cassandra’s Dream”. Sus angustias monetarias podrán ser aliviadas con la llegada de su tío Howard (Tom Wilkinson), quien les propone un asunto al margen de la ley: asesinar a un antiguo socio que puede llevarle a la cárcel.

Drama familiar-criminal que muestra la vertiente “seria” de Woody Allen ideando una historia fraternal de crisis, ambiciones, cargo de conciencia, y destino trágico. Las referencias al sueño (profético) y la falta de éste son constantes a lo largo de la película. Que si sueño contigo, que si soñé con el asesino, que si no puedo dormir, que si soñé que tal, que cual… Un onirismo e insomnio conscientemente empleado por Allen para significar el mito griego (la profeta Casandra) que da título al film y al barco que comparten los hermanos protagonistas.cassandras dream critica review

La película introduce en su primer acto a tales hermanos. Diferentes psicológicamente, comparten unas circunstancias personales parecidas. No poseen demasiado rumbo vital y someten a su familia las soluciones a la irresponsabilidad de sus comportamientos, uno en deudas por el juego y el otro sin estabilidad en casi ninguna faceta de su vida.

En este inicio se introduce habitualmente en conversaciones la figura ausente del triunfador de la parentela, un tío interpretado por Tom Wilkinson cuya discordancia entre apariencia y realidad, con insistente idolatría por parte de la hermana y los sobrinos, podría equipararse (aunque muy diferente su peso en la trama) a la sentida por Teresa Wright por Joseph Cotten en “La sombra de una duda” de Hitchcock, una de las posibles y varias referencias cinéfilas de Allen en esta cinta (la otra, clara y manifiesta, es el “Bonnie y Clyde” de Arthur Penn).

El contacto entre Ewan McGregor y Colin Farrell con el ya presente Wilkinson introduce el punto de giro que impulsa la acción hacia un estudio psicológico sobre la ejecución criminal, que ubica a la pareja en un asunto turbio que confronta moralmente y concreta a dos diferentes estados personales en la consecuencia de la realización de un acto delictivo con el que Allen dota de negrura creciente al film.

En este tramo, con la ayuda de Philip Glass en la composición musical (en especial el uso de un perturbador piano), el autor neoyorquino consigue proporcionar algunos momentos válidos de suspense dentro de una película que se resiente del subrayado general en vaivenes acentuados de actitudes y reflexiones, de la expansión de aspectos de pareja superficiales, y de un final simplista que remacha sin excesiva creatividad lo aciago del destino de sus caracteres.

A destacar las magníficas interpretaciones de McGregor y Farrell, la química extraída por Allen entre ambos, la definición de los personajes principales, la sutileza narrativa con uso de sugerencias, y la mirada a la intrahistoria personal (con ilusiones rotas, con una posible felicidad futura quebrada…) que trasluce detrás de los fríos titulares noticiosos de un crimen.

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Woody Allen

Ewan McGregor

Colin Farrell

Hayley Atwell

Sally Hawkins

Tom Wilkinson

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:49    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar