• Por AlohaCriticón

CHACAL (1973)

Dirección: Fred Zinnemann.

Intérpretes: Edward Fox, Terence Alexander, Michel Auclair, Alan Badel.

Con el objetivo de matar al General De Gaulle, una organización terrorista francesa contrata los servicios de un asesino a sueldo inglés. Éste idea un minucioso plan que incluye el tomar varias identidades falsas, la elaboración artesanal del arma homicida o la infiltración altas instancias políticas francesas.

Enterada del plan, la policía francesa da plenos poderes a un comisario para que inicie la caza del asesino; pero éste siempre les lleva la delantera y finalmente, cuando se acerca la fecha prevista para el asesinato, parece estar desaparecido.

Basada fielmente en la novela de Frederick Forsyth, la película comienza con la selección del asesino por parte de la OAS (organización terrorista francesa creada para vengar la independencia de Argelia) y muestra las dos vertientes de la trama. Por un lado, los cuidadosos preparativos del asesino (Edward Fox, extraordinario en su papel de un frío gentleman inglés) para llevar a cabo su plan; por otro, los esfuerzos de la policía francesa (encarnada por Michel Lonsdale, como el comisario a cargo del caso) por darle caza.

A medida que la película va desarrollando con detalle el plan del asesinato, en un viaje por Londres, Paris y Génova; por una vez, el espectador tiende a ponerse de parte del asesino.

Un meticuloso guión va hilvanando las escenas en una acción que va in crescendo, alcanzando en su parte final (rodada en la Costa Azul y en Paris), un nivel de tensión visto en pocas películas y que es oculta para muchos de los personajes de la historia.

En 1997 y basándose en la misma fuente literaria, se hizo un remake de esta película dirigida por Michael Caton-Jones e interpretada por Bruce Willis y Richard Gere. A pesar de que el objetivo que asesinar en aquella película es la primera dama de los Estados Unidos y la acción se desarrolla allí, el ver y comparar las dos películas es un magnifico ejercicio para comprobar las diferencias entre el Cine con mayúsculas y lo que hoy se acepta como cine. Frente a la cuidada localización europea y el refinamiento del personaje de Fox (a la altura de su víctima De Gaulle), nos encontramos con un sobreactuado Bruce Willis moviéndose entre escenas gratuitas y personajes efectistas que no añaden nada a una pobre película.

Fernando Zubiría

Enlaces

Fred Zinnemann

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:13    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar