• Por AlohaCriticón

CIUDAD EN CELO (2006)

Dirección: Hernán Gaffet.

Intérpretes: Claudio Rissi, Daniel Kuzniecka, Dolores Sola, Adrián Navarro.

Sergio (Daniel Kuzniecka) acaba de sorprender a su hermano en flagrante

adulterio con su mujer. Un amigo de Sergio, Marcos (Adrián Navarro), tampoco

anda en un momento dulce en lo que respecta al ámbito sentimental.

Sergio y Marcos suelen recalar en el bar de Duque (Claudio Rissi), el

Garllington. Allí se reúnen junto con una antigua amiga, Valeria (Dolores

Solá), y repasan los últimos acontecimientos de sus vidas.

“¿De qué sexo es Buenos Aires?”, pregunta de forma curiosa e insistente el

personaje de Sergio, reconcentrado en su nuevo guión. A lo que contesta sin

tapujos el dueño del bar bonaerense en el que se hallan: “Buenos Aires es

una mina.”.

Esta película de Hernán Gaffet abunda, pues, en una perspectiva masculina

de la “mina”, ya sea “linda” o “colifa”; y cuyo viril análisis es tan sólo

trastocado por la entrada en escena de “la jamona”, una amiga que, a modo de

cuña moderadora del posible exceso machista de la cinta, se acomoda en la

amistad de unos “boludos” que se cuentan sus andanzas en un templo regentado

por un admirador de Gar(del) y (E)llington.

A Gaffet, guionista también de esta “Ciudad en celo”, se le nota muy a gusto

dentro del tono costumbrista que aportan las conversaciones de taberna y las

narraciones de historias rocambolescas, cuyas imágenes de flash back son

insertadas debidamente en la sala de montaje (un trasfondo muy en la onda

del “Cheers” televisivo, o de “Last orders” (2001) de Fred Schepisi).

Película simpática en la que los desfases dramáticos son subliminalmente

sometidos por un humor reverente; en la que los actores se encuentran

cómodos en sus respectivos papeles, pudiendo dar rienda suelta a sus

recursos interpretativos; en la que hay un acompañamiento musical soberbio

compuesto de “tangazos” y de sólidas ejecuciones de “La Chicana”, con la

misma Dolores Solá al frente del grupo; y en la que, en definitiva, se mide

el pulso a una ciudad en la que al paso de una “mina” de bandera, un

obelisco se levanta sin contemplaciones hacia las alturas.Alberto Alcázar

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:7    Promedio:4.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación