• Por AlohaCriticón

COPYING BEETHOVEN (2006)

Dirección: Agnieszka Holland.

Intérpretes: Ed Harris, Diane Kruger, Matthew Goode, Phyllida Law.

Viena, 1824. La frenética actividad de Ludwig van Beethoven (Ed Harris) en

la creación de su sinfonía número nueve, le lleva a solicitar la ayuda de un

copista que le transcriba al pentagrama sus ideas.

La persona recomendada será una mujer, Anna Holtz (Diane Kruger), que en un

principio será infravalorada por el Maestro, pero que, más tarde, le

resultará imprescindible.

Al igual que sucede cronológicamente con “Mi nombre es Bach” (2003),

“Copying Beethoven” se aproxima a la figura del genial compositor alemán en

los últimos años de su existencia, que coinciden con la monumental creación

sonora que supuso la Novena.

La siempre interesante directora polaca, Agnieszka Holland, apoyada en el

guión por los propios productores, Christopher Wilkinson y Stephen Rivele,

construye una convincente recreación de la etapa final del atormentado y

solitario músico (“La soledad es mi religión”).

Diane Kruger, la cancerbera que nos abre la puerta del universo

beethoveniano, hace un trabajo correcto, pero resulta una chica demasiado

guapa para confrontarla con el sordo germano, interpretado de forma matizada

por un Ed Harris que sublima perfectamente el fácil histrionismo que inspira

la figura del artista.

Dos grandes momentos registra la película: un diálogo entre Anna y

Beethoven, en el que éste le expone lo que tiene de mística la creación

musical (“La música es la voz de Dios”).

Y, cómo no, la cuidada puesta en escena del estreno de la Novena, el 7 de

mayo de 1824, en el Kärtnertortheater de Viena,-bajo la dirección del propio

Ludwig van Beethoven.

Si bien es cierta la anécdota de que una componente del coro se acercó al

Maestro para indicarle que recibiera las ovaciones que no oía, no es acorde

con la realidad el hecho de que la obra la dirigiera auxiliado por alguien,

ya que es conocido que el público interrumpía con constantes aplausos al

final de cada movimiento y Beethoven, sin percatarse de ello, urgía a los

músicos para que continuaran tocando.

Alberto Alcázar

Enlaces

Ed Harris

Diane Kruger

Matthew Goode

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:15    Promedio:3.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar