• Por AlohaCriticón


Dirección: Rawson Marshall Thurber.
Intérpretes: Ben Stiller, Vince Vaughn, Christine Taylor, Rip Torn.


Peter La Fleur (Vince Vaughn) es el propietario de un gimnasio de mala muerte al que acuden una serie de perdedores sin mucho futuro en la vida. Un día ve como su negocio es amenazado por una serie de deudas impagadas, que suman varios miles de dolares. Es entonces cuando surge la oportunidad de que estos pobres diablos participen en un campeonato de “Dodgeball” o balón prisionero, cuyo premio solventaría las deudas. Sin embargo, por ahí andará el pérfido White Goodman (Ben Stiller), dueño de una cadena de gimnasios, que intentará hundir a La Fleur a toda costa.

“Cuestión de pelotas” supone el debut en la dirección de largometrajes de Rawson Marshall, un realizador que proviene del campo de la publicidad, y que para la ocasión ha tenido la oportunidad de dirigir un guión propio, un privilegio dificil de lograr para los primerizos en Hollywood. Marshall nos propone una comedia deportiva de humor disparatado y tontorrón, que hará las delicias de los amantes del humor descerebrado. Olvídense de gags elaborados y humor inteligente, aquí las gracias llegan a través del porrazo y tentetieso, al estilo del programa “Jackass”. A falta de un humor trabajado, las risas surgen de los diversos tortazos que sufren los protagonistas, sobre todo cuando tienen que sufrir los extravagantes métodos de entrenamiento de un no menos extravagante entrenador.

Pese a todo, se pueden encontrar algunos apuntes de interés, por ejemplo el personaje de Ben Stiller, parodia del típico machito de gimnasio, que cree que será más hombre por estar más musculado y que no habrá chica que se le resista, siendo finalmente un completo descerebrado. Otro apunte es la película ultramericana que deben ver los protagonistas para aprender a jugar a Dodgeball, que se burla de la estética y modos de películas y series americanas de los 50.

Sin embargo, pese a que lo visto durante buena parte del film nos pueda parezca cínico, en su tramo final este se vuelve tan previsble y moralista como la gran mayoría de películas deportivas (¿alguien duda de quien ganará el campeonato?, los frikis lograrán su momento de gloria, etc). En cuanto a las actuaciones destacar a Stiller, que se sale un poco de su arquetípico personaje de pringadillo para hacer de chulito piscinas, por su parte Vince Vaughn demuestra mostrarse más capacitado para la comedia que para el drama (veáse “Psicosis”), saliendo airoso de la situación.

Con todo esto, lo que nos queda es un largometraje divertido por momentos, sobre todo en su primera mitad, al que se le echa en falta haber tenido un poco más de coraje para poder ser una película políticamente incorrecta, destruyendo tópicos de películas deportivas de superación para el triunfo. Lástima que al final caiga en el tópico. Para muchos resultará una película sin contenido, de humor facilón, y en parte es verdad, pero da gusto a veces contemplar este tipo de productos,sin mensaje alguno, cuyo mayor placer es ver como son apaleados niñas, raperos negros o alemanes. En definitiva, para pasar el rato desconectando las neuronas.

David García

Fichas en AlohaCriticón

Ben Stiller
Vince Vaughn
Justin Long
Jason Bateman

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:20    Promedio:3.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar