• Por AlohaCriticón

DEAD END (2005)

Dirección: Jean-Baptiste Andrea y Fabrice Canepa.

Intérpretes: Ray Wise, Lin Shaye, Alexandra Holden, Mick Cain.

En época Navideña, Frank Harrington (Ray Wise) y su familia viajan en coche a casa de sus suegros para celebrar juntos la Nochebuena. Siempre realizan el mismo trayecto pero este año Frank decide tomar un atajo que le conducirá, de manera funesta, a una carretera pesadillesca.

Pues otra de terror (o thriller sobrenatural) estilo episodio de “Twilight Zone” con la familia a cuestas metidos en líos en ambientes claustrofóbicos, noctívagos y desolados, propicios para la perturbación de lo que iba a ser una celebración festiva (y seguramente hipócrita y con discusiones).

Es decir, se empeñan los guionistas en joder las vacaciones de un grupete, algo muy, muy manido en este género. Por lo general, y principalmente con protagonismo adolescente, resultan tan cargantes las futuribles víctimas que aflora el deseo de que el ser o seres fantasmales ululantes, o el descerebrado psicópata que no tiene otra cosa que hacer que dar la murga, o el monstruo mal maquillado y peor vestido, o perico de los palotes cargado con una motosierra, se los cargue a todos para ver si termina la película de una santa vez.

No obstante en esta ocasión este título de bajo presupuesto no deja de tener su gracia por la apañada creación atmosférica, el manejo aceptable de la tensión y sus dosis de sobresaltos, además tanto Ray Wise (el de Twin Peaks) como Lin Shaye se meten con corrección en sus papeles y los estereotipos operan en su funcionalidad. Menos mal que, como suele ser usual para buscar la identificación comercial en productos similares, no son todos adolescentes (además vaya adolescentes que se suelen buscar los angelitos). Menos mal.

Los que pertrechan que la parentela las pase canutas en este callejón sin salida (dead end) son dos fulanos galos llamados Jean-Baptiste Andrea y Fabrice Canepa, directores y guionistas debutantes que no lo hacen tan mal como se podría preveer ante la premisa tan poco creativa, con atmósferas dantescas, imaginerías fúnebres y fantasmales (con una dama de blanco a lo Wilkie Collins), lavadura de trapos familiares y una trama intensa de terror psicológico, con momentos de humor, pero de poca credibilidad, y una conclusión no demasiado satisfactoria.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:4    Promedio:2.9/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación