• Por Antonio Méndez


Dirección: Terence Young.
Intérpretes: Sean Connery, Daniela Bianchi, Pedro Armendáriz, Lotte Lenya.

Película basada en una novela de Ian Fleming. Con guión de Johanna Harwood (“Agente 007 Contra El Doctor No”, “El Amo De La Selva”) y Richard Maibaum (“Agente 007 Contra El Doctor No”, “James Bond Contra Goldfinger”).

Sinopsis

En Turquía la organización SPECTRE espera hacerse con una máquina rusa descifradora con la participación de Tatiana Romanova (Daniela Bianchi) y asesinar a James Bond (Sean Connery) en desagravio por la muerte del Dr. No.

Crítica

James Bond las pasa canutas en Turquía y en un tren con recorrido por Yugoslavia hasta Trieste en esta película que supuso la segunda aventura cinematográfica de Sean Connery como agente 007.

Junto a la italiana Daniela Bianchi, Miss Fotogenia en el certamen de Miss Universo del año 1960, Connery vive un intenso romance en las calles de Estambul y en el compartimento de un tren mientras un Robert Shaw teñido de rubio pretende aguarles la fiesta. El plan urdido por SPECTRE es denso cuando no rocambolesco, teniendo al citado Shaw y a Lotte Lenya como principal referencia como villanos confluyendo caracteres de muy diversas etnias y nacionalidades. El desarrollo de la trama, con rasgos dramáticos, humorísticos y amorosos, acumula diversidad de escenarios con previsibles resultados en sus aspectos afectivos y de espionaje en tiempos de Guerra Fría.

A destacar la participación secundaria de ese gran actor llamado Pedro Armendáriz en un emparejamiento casi de buddy movie con Sean Connery.

Fichas en AlohaCriticón

Sean Connery
Robert Shaw


Luego de una fructífera misión y de escapar con vida de la isla del Dr. No, James Bond (Sean Connery) es enviado a Estambul para asistir al escape de una misteriosa rusa con deseos de desertar y establecerse en Inglaterra, llevando consigo la maquina codificadora Lektor. Esta será la carnada para que la organización terrorista SPECTRE atrape al mejor agente Británico y le propine una dolorosa y deshonrosa muerte.

Magnifica segunda cinta del 007, esta vez retomando las bases que funcionaron perfectamente en el primer film y añadiendo una tonalidad mas oscura y a la vez la sensualidad de la novela homónima de Ian Fleming, adaptada por Richard Maibaum y Johanna Harwood y dirigida magistralmente por Terence Young, explotando aún mas el suspense, que esta vez viene de la mano de una sombría y terrorífica encarnación de Robert Shaw como el asesino Red Grant y que culmina en una de las mejores y más antológicas escenas de toda la saga, la sangrienta batalla cuerpo a cuerpo a bordo del Orient Express.

Todo un cúmulo de genialidad, desde la cinematografía de Ted Moore, hasta el magnifico montaje de Peter Hunt, además de los exquisitos decorados de Syd Cain, esta vez remplazando a Ken Adam.

En esta ocasión, el más importante aporte tal vez recayó sobre John Barry y su espectacular arreglo musical, en perfecta sincronía con el film, e iniciando así su larga colaboración con la serie, definiendo los cánones de la bien llamada “música Bond”.

Una película genial de principio a fin, contando con una nueva aparición de Sean Connery en el famoso rol, esta vez con una interpretación más relajada y taciturna, acorde con la fantástica historia repleta de traiciones, desengaños, camaradería (un insuperable Pedro Armendáriz en su última gran aparición en el cine) y el romanticismo fatal de Tatiana Romanova, retratada acertadamente por la bella Miss Italia Daniela Bianchi.

En esta película también incursiona por primera vez el conocido Némesis o archienemigo del espía Británico, el Numero 1 de Spectre, Ernst Stavro Blofeld, quien retornaría con más planes diabólicos en otras cinco aventuras, con una maléfica pero placentera presencia, secundado esta vez por el inolvidable y macabro rostro de Lotte Lenya como la Coronel Klebb, envuelta en tareas de asesinato para su enigmático jefe.

Como hecho curioso, se dice que esta fue la cinta escogida para seguir a Dr. No luego de que el ex presidente de EE.UU John Fitzgerald Kennedy afirmara que era uno de sus libros favoritos, también se dice que esta fue el último filme que presenció justo antes de su infame asesinato.

En conclusión, mi cinta favorita del agente 007, una historia rica en caracterizaciones memorables, giros dramáticos, violencia, y el placer de ver de nuevo en acción a uno de los personajes más memorables del séptimo arte.

Pierluigi Puccini

Fichas en AlohaCriticón

Sean Connery
Robert Shaw

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:27    Promedio:3.9/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar