• Por Antonio Méndez


Dirección: D. J. Caruso.
Intérpretes: Shia LaBeouf, Sarah Roemer, David Morse, Carrie-Anne Moss.

Con guión de Carl Ellsworth (“Vuelo Nocturno”, “La Última Casa A La Izquierda”) y Christopher B. Landon (“Paranormal Activity 2”, “La Marca Del Lobo”). Con producción de Ivan Reitman.

Sinopsis

Un año después de la muerte de su padre en un accidente de tráfico, Kale (Shia LaBeouf) es condenado a un arresto domiciliario tras golpear a su profesor en el instituto. Confinado en su hogar, el aburrido muchacho comenzará a espiar a su vecino, Robert Turner (David Morse), a quien cree sospechoso de la autoría de una serie de asesinatos.

Crítica

disturbia-foto-criticaEspecie de remake adolescente de “La Ventana Indiscreta”, una de las obras maestras de Alfred Hitchcock.

El resultado es un ejercicio voyeurístico centrado en un personaje juvenil traumatizado por la pérdida de su padre y confinado a una limitación físico-espacial. Al susodicho remedo acnéico de James Stewart no le falta el acompañamiento de sus particulares Grace Kelly (la vecina de buen ver) y Thelma Ritter (el amigo de rasgos asiáticos).

Además de explotar situacionalmente una aburrida estancia avivada con la aparición de un psicópata asesina-mujeres, la película pone de manifiesto, con la aparición de distintos niños pelmas y varios adolescentes con ansias de descubrimiento carnal, el distanciamiento existente entre padres e hijos, con infantes de escasa edad regocijándose con películas porno (mientras la madre piensa que están aprendido el arriba-abajo con SuperCoco), atractivas jovencitas aislándose leyendo en tejados y refrescándose en solitario en la piscina, y muchachos a la última rodeados de todo tipo de aparatos electrónicos, cuya desconexión puntual parece ubicarles en una desazón existencial.

Al margen de ello, la película, con ecos también de las películas ochenteras con protagonismo juvenil dirigidas por John Hughes, se asienta en dos temas muy hitchcockianos: la sensación de miedo en un ambiente cotidiano y claustrofóbico, que nos conduce a hurgar curiosamente en el aspecto oscuro del ciudado aparentemente normal, y la implicación accidental de un personaje en un ambiente comprometido y paranoico, que convierte su vida en una peligrosa odisea.

Lástima de la escasa complejidad, de los diálogos pueriles, del final acelerado, del desperdicio de los intérpretes secundarios, y del tratamiento general derivativo y superficial.

Fichas en AlohaCriticón

Shia LaBeouf
Sarah Roemer
Carrie-Anne Moss
Viola Davis