• Por Antonio Méndez

dreamgirls movie poster review cartel pelicula
Dirección: Bill Condon.
Intérpretes: Jamie Foxx, Jennifer Hudson, Beyoncé Knowles, Eddie Murphy.

Película basada en un libro de Tom Eyen. Con guión de Bill Condon (“Chicago”, “Kinsey”).

Sinopsis

Film musical centrado en un terceto soul de los años 60 y 70 llamado The Dreamettes formado por Effie (Jennifer Hudson), Deena (Beyoncé Knowles) y Lorrell (Anika Noni Rose) y descubierto por Curtis Taylor (Jamie Foxx), quien las rebautizará como The Dreams después de contemplarlas en un concurso de talentos.Bajo su protección, las Dreams comenzarán a hacer coros a Jimmy Early (Eddie Murphy) antes de conseguir el éxito por sí mismas.

Crítica

dreamgirls-foto-criticaBasándose en un libro de Tom Eyen y en un musical de Broadway que fabula con la carrera de las Supremes en la gloriosa Motown de Berry Gordy Jr., el guionista de “Chicago” dirige esta celebración soul y R&B un tanto superficial y redundante, en donde lo más destacado es la revelación de una cantante y actriz fenomenal, Jennifer Hudson, en un remedo de Florence Ballard, una de las componentes de las citadas Supremes.

La película, a la que le falta humor y sentido entusiasta a pesar de la apariencia, hilvana actuación musical tras actuación musical (que se disfrutarían mucho más si fuesen los temas originales de las Supremes, en especial los de Holland/Dozier/Holland) con un desarrollo escaso de sus ambientes y personajes, y un enfoque muy precipitado de los hechos.

La historia incide emocionalmente de forma melodramática más que en el conjunto de las Dreams en la auténtica protagonista del film, Hudson/Ballard, quien, como así pasó en la realidad, vio relegada su posición de compartir liderazgo vocal en el conjunto de Detroit con Mary Wilson y Diana Ross, por la preeminencia en la sofisticación vocal pop de la última.

Este hecho provocó su salida de las Supremes y una adicción alcohólica que, junto a una carrera musical post-Supremes errática, provocaría su fallecimiento a una edad muy temprana, poco más de treinta años.

En sus dos horas de exposición, “Dreamgirls” exhibe los tópicos básicos del desarrollo de un proyecto de música pop-soul, que tanto parece homenajear a la Motown como al rock’n’roll de Little Richard o a los artistas más aguerridos de la compañía Atlantic, con una Jennifer Hudson que más que a Florence Ballard parece imitar a Aretha Franklin.

A lo largo del metraje compartirmos la ilusión del conjunto amateur por alcanzar su sueño de vivir de la música, la rebautización por parte de sus impulsores (como así pasó con las Supremes), las giras en vivo, los conflictos internos de egos, los celos amorosos y profesionales, las maquinaciones para encontrar el sonido y la promoción adecuada al logro del éxito, la relación entre talento y operación comercial…Todo ello mostrado con un estilo glamouroso que recoge en parte las esencias de las épocas mostradas, pero con un interés menor, que va poco más allá de plasmar con suficiencia la estética de las Supremes en sus vinilos pretéritos del gran sello de Detroit.

El personaje de Jamie Foxx parece mezclar a Berry Gordy Jr. y Phil Spector, Keith Robinson es una especie de Smokey Robinson pero sin el carisma de éste, mientras que la caracterización de Eddie Murphy parece mixturar a Little Richard con Esquerita, Wilson Pickett y James Brown.

dreamgirls-peliculasBastante soporífero, ya que no cesa en su encadenamiento de actuaciones musicales sin lugar al retrato de caracteres, en la confusión de combinar métodos operísticos con conversaciones dialogadas y la ejecución de composiciones bastante mediocres (a muchísimos años luz de las de Holland/Dozier/Holland), el film apunta algunas actitudes históricas muy relevantes, como es una escena en la que se muestra a la perfección la dulcificación que se hacía en la parte final de los años 50 y comienzos de los 60 (antes de la llamada Invasión Británica) de las interpretaciones negras de rock y R&B para la audiencia blanca, con gente como Pat Boone versionando casi al mismo tiempo y con arreglos más ligeritos las canciones de los artistas negros.

También apunta (pero no dispara) sobre la importancia de la música para ir eliminando las barreras racistas todavía imperantes en el período, y el conflicto artístico de muchos artistas (en un arrebato fenomenal a lo Little Richard de Eddie Murphy, cansado de tanta balada y dando inicio a un enérgico R&B en plena actuación) cuando tienen que adoptar aposturas distintas a su esencia como intérpretes. A eso se le llama no venderse y tener personalidad, algo que le falta a esta película.

Fichas en AlohaCriticón

Beyoncé Knowles
Jamie Foxx
Eddie Murphy
John Krasinski

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:23    Promedio:3.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar