• Por AlohaCriticón

EL CAMINO DE SAN DIEGO (2006)

Dirección: Carlos Sorín.

Intérpretes: Ignacio Benítez, Carlos Wagner La Bella, Toti Rivas, Miguel González Colman.

Tati Benítez (Ignacio Benítez) es un empleado de una empresa maderera, allá

en Misiones (Argentina), cuya mayor pasión es la persona de Diego Armando

Maradona.

Cuando “el Diego” es internado con problemas de salud en una clínica de

Buenos Aires, Tati Benítez decide acudir a la capital para estar cerca de su

ídolo.

“El camino de San Diego”, como efectivamente se puede deducir del propio

título, es una genuina road movie; pero a diferencia de lo que pudiera

pensarse, no localizada en tierras estadounidenses, sino en la Argentina de

principios del siglo veintiuno.

A más de uno, esta cinta de Carlos Sorín le parecerá una película

hiperbólica y desmesurada, pero será una opinión que ignora los auténticos

sentimientos “religiosos” que inspiran clubes como Boca o River, o la misma

idolatría que se profesa a una deidad llamada Maradona.

De ello trata este trabajo de Sorín, que vuelve a plantearnos una “historia

mínima”, pero que refleja como ninguna otra, la intrahistoria de un país

pasional y, sobre todo, generoso (utilizando el adjetivo cargado de ironía

de uno de los personajes).

Sorín, autor también del guión, no se arredra y tira de nuevo de intérpretes

y territorios alejados de la exquisitez privilegiada de unos pocos, para

proponer un ejercicio de inocencia, ilusión y buen corazón que se reúnen en

la figura de Tati Benítez, protagonista que en algunos pasajes resulta

desagradablemente ridiculizado y vilipendiado.

“El camino de San Diego” es, a fin de cuentas, la plasmación de las

distintas convicciones del pueblo argentino, que no quiere perder la

esperanza, ya sea agarrándose a los movimientos caprichosos de un péndulo,

peregrinando ora hacia Gauchito Gil, ora hacia la misma divinidad

balompédica (“D10S” como se indica en el banderín colgado en un autobús, a

modo de estampita), o finalmente, en el anhelo de fortuna respecto a un

boleto de la lotería regalado por un invidente.

Alberto Alcázar

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:4    Promedio:3.4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación