• Por Antonio Méndez

demonio-armas-poster-sinopsis-criticaDirección: Joseph H. Lewis.
Intérpretes: John Dall, Peggy Cummins, Anabel Shaw, Berry Kroeger.

Con guión de MacKinlay Cantor (“Territorio Prohibido”) y Dalton Trumbo (“El Jefe”).

Sinopsis

Bart Tare (John Dall), desde niño, ha estado obsesionado con las armas y mostrando talento para el disparo. Tras pasar por un reformatorio y servir en la Armada de su país, Bart vuelve a su localidad natal, a donde llega una feria ambulante en la que trabaja Annie Laurie Starr (Peggy Cummins), especialista en un espectáculo de tiro.
Tras una apuesta, Bart termina trabajando en la feria y acercándose progresivamente a Annie para disgusto de su jefe, Packett (Berry Kroeger), quien termina echándoles. Poco después, ante las dificultades económicas, la pareja inicia una actividad criminal.

Crítica




demonio-armas-gun-crazy-fotos-criticaLos hermanos King, Frank y Maurice, produjeron esta película de serie B convertida en cinta de culto para muchos amantes del cine negro clásico.
El film, notable, vincula a dos personajes con contrapuntos, empleando la clave principal de amantes en fuga y femme fatale con relación pasional, autodestructiva. El peligro de la ambición desmedida sustentada en el deseo, no en la reflexión.

Los protagonistas, bien interpretados por Peggy Cummins y John Dall, son una especie de Bonnie y Clyde en una historia criminal, romántica y de carretera, que Joseph H. Lewis, apoyado en el gran trabajo de cámara de Russell Harlan, maneja con tensión y economía, utilizando flashbacks en su inicio.
Es muy destacable la puesta en escena, con encuadres que acentúan la psicología y la atmósfera, contrapicados, planos subjetivos, movimientos de cámara que nos sitúan en la misma acción de robo, en especial como acompañantes del coche de la pareja criminal.

El film, conocido también como “Vivir Para Matar” o “Muerte Al Amanecer” y basado en un cuento de MacKinlay Cantor, se repite en su progreso, necesitaría variantes más originales, y termina, de manera muy atmosférica, entre la niebla, la naturaleza, pero con previsible consecuencia moralista.
Dalton Trumbo, en la “lista negra” de McCarthy, fue uno de los co-guionistas con el nombre de Millard Kaufman.

Fichas en AlohaCriticón

Peggy Cummins