• Por AlohaCriticón

el gran silencio cartel poster pelicula

EL GRAN SILENCIO (2005)

Dirección: Philip Gröning.

Intérpretes: Película documental.

Han tenido que transcurrir dieciséis años desde que el director alemán

Philip Gröning, solicitara el permiso para rodar un documental en la Gran

Cartuja (Grande Chartreuse), el monasterio emblemático de los cartujos,

enclavado en los Alpes franceses, cerca de Grenoble.

Este es el resultado de tantos años de espera.

Lo sublime, tarda en llegar.

Bien lo sabe Gröning, cuya soberana paciencia ha merecido la pena, ya que ha

fructificado en un testimonio esplendoroso de las jornadas de un grupo de

cartujos aislados del mundanal ruido.

Y es que el trabajo de Gröning es un documento imperecedero acerca de estos

religiosos de la orden fundada por San Bruno, que transmite fielmente su

labor diaria, su oración y, cómo no, el silencio del entorno, sólo roto por

el tañer de las campanas, los gorjeos de las aves, las gotas que caen como

consecuencia del deshielo o el balanceo de un cuenco puesto a secar.el gran silencio critica review

Entre un prólogo y un epílogo en los que se incluyen unos versículos del

Libro de los Reyes, seguido de un primerísimo plano fijo de un cartujo

orando, Gröning coloca la cámara a la altura de la cerradura de la

monumental Gran Cartuja, para que el espectador fisgonee y sepa qué es eso

de la vida monacal y lo que se cocina en los grandes pucheros.

Y así, se pueden apreciar las distintas actividades de los cartujos en la

más absoluta discreción, es decir, siendo consecuentes con el pensamiento

que expresara el literato italiano Arturo Graf en su obra “Ecce homo”: “Si

quieres oír cantar a tu alma, haz el silencio a tu alrededor.”

Momentos hay en “El gran silencio” en el que dos artes, el pictórico y el

cinematográfico, convergen de tal manera que alguno de los fotogramas de

Gröning no parecen sino insertos de lienzos del excelso Francisco de

Zurbarán, que si de algo sabía era del cromatismo de los cartujos,

especialmente de la blancura de su hábito.

En la obra de Gröning, en definitiva, se culmina el milagro del cine aunando

una retahíla de sensaciones visuales imborrables, con el innegable aserto

del inmenso poder del ensordecedor silencio.

Alberto Alcázar

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:11    Promedio:4.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar