• Por Antonio Méndez

el intercambio cartel critica changeling movie review poster

Dirección: Clint Eastwood.
Intérpretes: Angelina Jolie, John Malkovich, Gattlin Griffith, Devon Conti.

Con guión de J. Michael Straczynski (“Thor”, “Ninja Assassin”).

Los Angeles, año 1928. Christine (Angelina Jolie) ha perdido a Walter, su hijo de nueve años. Tras una infructuosa búsqueda, un niño aparece unos meses después con la policía diciendo que es su hijo. Ella niega que el niño sea su hijo. Tomada por loca, cuenta con la ayuda del reverendo Gustav Briegleb (John Malkovich) para intentar descubrir la verdad y localizar a su verdadero hijo.

Basándose en un suceso real, Clint Eastwood dirigió y produjo esta película con protagonismo central de Angelina Jolie.

El film, con ambientación en los años 20, pretende contar una épica de madre coraje en busca de su hijo a la par que se critica la corrupción policial y política.

Lo más interesante de la película es ese espíritu a lo Frank Capra (curiosamente citado por Jolie en la historia con “Sucedió Una Noche”) de denunciar la confabulación desde el poder contra los intereses del individuo, y cómo este se rebela ante una situación de injusticia.

Aquí se intenta no solamente ocultar la verdad de un caso criminal, sino como el poder intenta modificar esa verdad para no investigarla y coaccionar arbitrariamente desde su posición de autoridad, controlando y anulando la iniciativa del individuo.

El film mezcla el thriller policial con el drama psicológico con personaje femenino angustiado por una circunstancia límite.

Sus inicios son muy válidos dentro de un planteamiento sencillo de la situación detonante. Posee la exigible pujanza emocional en una narración firme que no deja espacios vacuos para la palabrería ni para los adornos de cámara, además la ambientación del período es correcta.

Conformada la situación, la trama se muestra dispersa y el mensaje de lucha contra el sistema corrupto que se quiere transmitir está configurado en base a las interacciones de unos personajes de retrato superficial que vienen y van sin demasiado interés.

Angelina Jolie muestra dotes dramáticas pero sus circunstancias y contextos son forzados cuando no tópicos. John Malkovich larga algún que otro discurso que otro pero su participación es menor, el psicópata encarnado por Jason Butler Harner es una caricatura sin profundización sobre sus motivaciones de comportamiento, y los niños cumplen, al igual que los policías (Michael Kelly, Jeffrey Donovan…) en roles de malos y buenos sin demasiados matices.

El final es anticlimático, paradójicamente en una conclusión derivada de una concatenación excesiva de situaciones melodramáticas de gran énfasis emocional.

Fichas En AlohaCriticón

Clint Eastwood
Angelina Jolie
John Malkovich
Amy Ryan


Christine Collins (Angelina Jolie), una viuda residente de Los Angeles sufre la desaparición de su hijo, un tiempo después la policía local le trae a un niño que no es su hijo diciéndole que sí lo es. La protagonista buscará implacablemente la verdad bajo la protección de un pastor (John Malkovich), haciéndole la contra a los corruptos policías.

“Changeling” es sin duda un film grandioso, pero no perfecto, aunque tal vez el que más me ha conformado de Clint Eastwood; y esto último porque cuenta el tipo de historias que merece la pena escuchar… Ahora bien, el tipo no es la forma, y precisamente la dirección del “ex-vaquero” no me ha resultado tan buena como todos dicen, “Changeling” tiene otros méritos mayores de los que hablaré más adelante. Eastwood tiene en manos un guión decente y muy dramático, pero se empeña en hacer un híbrido bajo una dirección demasiado fría y calculadora, que puede llegar a adolecer de simplista si se la pinta como un policial negro, pero ahí radica el problema: esto no es un mero policial, es más bien denuncia pura bajo el velo de un gran drama… Y Clint confunde la manera de realizar un drama pintando ese velo con los tintes oscuros del género policial.

Por el contrario también tiene varios aciertos, entre ellos su elección de actores. Malkovich está perfecto como el atípico pastor subversivo, y me hace olvidar el mal trago de su horroroso “alien” en “Burn After Reading”, los niños son todos próximas estrellas (o al menos espero que llegue a serlo el que hace el rol de sustituto)… Pero, siendo justo, mis aplausos se los lleva una irreconocible Angelina Jolie, que en mi opinión no está nada plástica: el rol que le toca jugar es demasiado trágico pero real (siendo argentino he visto a las madres de Plaza de Mayo pelear por sus hijos, y así de trágica es su vida), sus lágrimas y sus gritos me desgarran el corazón, y puedo aseverar que es por lejor por lejos la mejor interpretación de su carrera. Su belleza queda un lado y solo nos queda el dolor y el talento de “la hija de una lágrima”, eso sí: con la boca bien roja y los labios más notorios que nunca, tanto por el color como por las inolvidables frases que va gritando a lo largo del metraje.

Por lo demás, el apartado técnico está muy bien trabajado (más de lo que se esperaba de una producción de Eastwood) sobre todo la dirección artística y su paisajismo de Los Angeles; pero con la fotografía sucede más de lo que exponía al comienzo de la crítica: ¡Esto no es policial negro como para que se pinte todo con tonos oscuros casi blanquinegros o en sepia!… (realmente el tipo cree que la época en sí es propia del policial)… Ok, la trama tiene que ver con la corrupción, el delito, etc… pero si se nos quiere contar el drama de una madre, hubiera sido mejor dejar de lado las influencias cinematográficas de aquella época para darle a la película un sello más acorde a lo que se quiere mostrar (por momentos parecía que estaba viendo esos filmes nuevos que tratan de copiar el género negro, como la mediocre “La Dalia Negra”). Pero bueno, dije que en lo técnico hay una buena labor, y es que la Banda Sonora (junto a Jolie) es el alma de la cinta… Aquí es realmente donde Clint hace su mejor aporte: si no fuera por las tristes notas de la partitura, las lágrimas de Jolie, aunque excelentemente derramadas, no hubiesen tenido cabida dentro de un cuadro tan frío, es el soundtrack el único apoyo que recibe el personaje para no verse en la película equivocada.

En fin, si dejamos de lado el problema estilístico que tiene el director y algunas de las flojeras del guión (como las innumerables torturas psicológicas que reciben todos los niños presentes en la historia, sobre todo el sustituto), nos queda una cinta que a fuerza de sus interpretaciones logra crear un nudo en la garganta, y en el mejor de los casos robarnos un par de lágrimas.

Mariano Masci

Fichas En AlohaCriticón

Clint Eastwood
Angelina Jolie
John Malkovich
Amy Ryan