• Por Marta Canacci

el-padre-2020-the-father-poster-sinopsisDirección: Florian Zeller.
Intérpretes: Anthony Hopkins, Olivia Colman, Rufus Sewell, Olivia Williams.

Con guión de Florian Zeller (“Enamorado De Mi Mujer”) y Christopher Hampton (“Expiación”).

Sinopsis

Anthony (Anthony Hopkins) es un anciano con demencia que no quiere ser ayudado por cuidadoras. Su hija Anne (Olivia Colman) le visita y le dice que se va a marchar de Londres hacia París, ya que ha conocido a un hombre. Anthony está confuso. ¿Anne no estaba casada?
Más tarde, Anthony oye ruidos en su piso, ve un hombre (Mark Gatiss), al preguntarle qué hace allí, el hombre le responde que es él el que está viviendo en su piso con su hija y con él. Anne aparece… pero para Anthony no parece la misma.

Crítica




Drama basado en una obra teatral del propio director y guionista, Florian Zeller, que trata los efectos de la demencia en primera persona, exponiendo los efectos de confusión mental desde el punto de vista del propio enfermo.
Anthony (Anthony Hopkins) se resiste a que le ayuden; su hija Anne (Olivia Colman) se preocupa, pero la memoria comienza jugarle malas pasadas… acusa a los demás de sus errores, se agudizan sus manías, siente dificultad para cuestiones cotidianas.
La preocupada hija intenta que su padre se sienta bien al mismo tiempo que trata de vivir su vida y se atormenta por la sensación de abandono de su padre que por momentos la menosprecia. Todo ello le provoca una sensación de desasosiego.




el-padre-anthony-hopkins-reviewProtagonismo absoluto para Anthony Hopkins y Olivia Colman, ambos interpretados de forma efectiva, diálogos en los que la demencia de uno afecta a la cordura y coherencia del que lo cuida, exponiendo los estragos que provoca la enfermedad en la mente, como se van perdiendo los referentes, familiares, cuidadores… hasta que se llega a la perdida de la propia identidad de la persona a pesar de los esfuerzos de los que lo rodean sin que nadie pueda hacer nada por evitarlo.

Es una película con lucimiento de los actores, con Hopkins capaz de trasmitir ternura, indefensión… humor, terror, un amplio abanico de emociones, al igual que Colman, solo con miradas, tiernas, confusas… con una sonrisa.
No busca la sensiblería ni la lágrima fácil del espectador; no le hace falta para transmitir las emociones.
La puesta en escena es sencilla, con decorados casi inalterables, casi todos interiores de un piso, claroscuros, en los que el protagonista se siente perdido, en donde el tiempo transcurre a saltos, las caras se mezclan, se confunden, las interpretaciones que cambian constantemente creando un universo incomprensible. Son recursos narrativos que ayudan a adentrarse sin estridencias en la confusión mental del protagonista.

Fichas en AlohaCriticón

Anthony Hopkins
Olivia Williams
Imogen Poots