• Por AlohaCriticón

election poster cartel critica review

ELECTION (2005)

Dirección: Johnnie To.

Intérpretes: Simon Yam, Tony Leung Ka Fai, Louis Koo, Nick Cheung.

La sociedad Wo Shing, una de las muchas Tríadas u organizaciones

mafiosas de Hong Kong, se halla inmersa en una tensa espera al tener que

elegir un presidente para los próximos dos años.

Los principales candidatos, Lok (Simon Yam) y Big D (Tony Leung Ka-Fai),

utilizarán toda su fuerza para persuadir a los electores de sus respectivos

méritos. Mientras, los cuerpos policiales no se quedarán cruzados de

brazos.

Un actor, Simon Yam, y un director, Johnnie To, escasamente conocidos en

las latitudes occidentales pero con mucha veteranía y un bagaje muy

contrastado en sus carreras, encabezan “Election”, película premiada en la

categoría de mejor dirección en Sitges.

Precisamente, gracias a la creciente incursión de sus últimos trabajos en

algunos certámenes, la extraordinaria labor de To está empezando a tener

la repercusión que se merece.

En “Election”, To transmite de una manera realista e impactante las luchas

intestinas desencadenadas en el seno de las Tríadas, sociedades mafiosas

cuyos orígenes datan del siglo XVII, y que están enclavadas en Hong Kong

pero que tienen sus células expandidas en distintos países, tanto

orientales como occidentales.

La narración del filme se centra en el proceso electoral que servirá para

decidir un nuevo líder de la sociedad Wo Shing, y se incluye en el

desarrollo argumental un “Weenie” (que no “Macguffin”) en forma de cetro,

que debe recuperarse para su entrega al candidato elegido (se asemeja,

ciertamente, al famoso “halcón maltés” de Huston).

Para presentar, de alguna manera, las facciones enfrentadas en las

Tríadas, To las personifica en los dos candidatos: Lok, más atemperado y

aferrado a las tradiciones y Big D, que representa a la nueva hornada y no

escatima la violencia para conseguir su objetivo.

Un título muy atractivo para adentrarse en el mundo mafioso de Hong Kong,

como lo fuera en su momento la no menos brillante producción de

Pollack, “Yakuza” (1975), para conocer el territorio del hampa nipón.

Un ensayo, en definitiva, sobre el poder, la ambición y las costumbres, que

no dejará de sorprender por su impactante final.

Alberto Alcázar

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:7    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación