• Por Antonio Méndez

eragon movie poster cartel pelicula

Dirección: Stefen Fangmeier.
Intérpretes: Edward Speleers, Jeremy Irons, Sienna Guillorey, John Malkovich.

Película basada en una novela de Christopher Paolini.

Eragon (Edward Speelers) es un humilde muchacho de Alagaesia que abandona su granja para adentrarse en un mundo de magia al conocer su pertenencia al ejército de élite de los Jinetes del Dragón y su misión de luchar contra el malvado señor del lugar.

Christopher Paolini, un joven empapado de libros de fantasía y aventura, consiguió convertirse en un best-seller de la literatura juvenil fantástica con “Eragon”, inicio de una proyectada trilogía que tanto tomaba del célebre juego de rol “Dragones y Mazmorras” como de los libros de Tolkien, una pizca de Michael Ende, algo del “Harry Potter” de J. K. Rowling y, de forma acusada, de la saga cinematográfica “Star Wars” de George Lucas.

Las aventuras escapistas de fantasía heroica hecho por y para adolescentes de este “Eragon” no ofrecen nada nuevo, resulta predecible y anodina en cuanto a personajes, situaciones y objetivos.

Para buscar la armonía entre propósitos personales y aventura épica-mítica, con tramas que giran en torno a valores universales, destinos mesiánicos, atmósferas apocalípticas, hazañas homéricas con héroes nobles y divisiones maniqueas con singulares personajes villanescos, la historia resulta muy escasa para un idóneo perfil y progreso de sus personajes.

Estos personajes tendrían necesariamente que cautivar en su personalidad y objetivos si se quiere encontrar reflejo emocional en el asistente a la sala, e ir más allá de una exposición simplista y precipitada de hechos y caracteres, sin originalidad ni lugar para el detalle.

Los diálogos se someten en su ligero resultado a la capacidad y experiencia vital que puede deparar un texto escrito por un muchacho imberbe, y las actuaciones no resultan demasiado creíbles, en especial de los nombres más conocidos del reparto, como Jeremy Irons imitando a Alec Guinness en los espectáculos galácticos de Lucas (el desconocido Edward Speleers, más allá del Eragon/Aragorn, no deja de ser un remedo de Luke Skywalker)

Los CGI, en especial el dragón creado por la Industrial Light & Magic, ayudan a adornar una historia lánguida con escenarios esplendorosos en un diseño de producción de cierta imaginación, supervisado por un debutante en la dirección, pero experto en hermosear con sus logrados efectos especiales diferentes superproducciones previas.

Fichas en AlohaCriticón

Jeremy Irons
Sienna Guillory
John Malkovich
Rachel Weisz
Garrett Hedlund


La épica mal fusionada con el comercialismo, son producciones como estas las que nos recuerdan que las ideas frescas se están perdiendo, tanto los escritores como los guionistas pierden la inspiración y la innovación en el camino de la pluma al papel o los dedos al teclado; el instante en que se debe señalar que este filme es el producto de una sociedad donde se esta explotado todo lo ya explotado y sobreexplotando lo supuestamente funcional.

“Eragon” presupone una nueva propuesta adornada, maquillada y comercializada para un público adolescente, púber, infantil, el cual ha demostrado ser una potencial fuente de ingresos monetarios, como todo en la vida, cuando algo fructífero es hallado la tentación de exprimirlo hasta dejarlo sin aliento es irresistible; es esta la situación en la que se encuentra la cinta de dragones, caballeros, magia y épica en la época medieval, la sobreexplotación de la fantasía, un abuso a la imaginación, pues se dice que quien piense que nada puede empeorar es aquel que carece de imaginación, una problemática frecuente en el cine, la constante carencia de originalidad.

Esta cinta ha sido fuertemente criticada a partir de sus bases, un best-seller prometedor para algunos, sencillo para otros, onírico para muchos y pasable para el resto, es cuando decimos que con el simple hecho de que se hable acerca del producto es publicidad.

El problema principal de la cinta es encontrarse bajo la sombra de muchas producciones de la misma índole, una fuerte cantidad de relatos que han salido a relucir en los últimos años, ya sea basándose en la literatura o quizá en la masa gris de algún guionista aparentemente inspirado, las historias que se cuentan son similares pero con sus respectivos toques personales de quien las escriba, lo triste en este caso es la esencia del plagio que se hace presente, pues “Eragon” no se eleva por encima de otras producciones que sin mucho interés les toma prestado o hurtado sus componentes representativos, sin llegar al mismo nivel se ve opacada por el prejuicio ya adjudicado y el juicio que obtiene ante su carente espectáculo, sus personajes que evocan al déjà vu, su poca ambición, prueba de que la fantasía y la imaginación se quedan cortas si no existe este componente, a pesar de su duración escasamente menor a las dos horas la película se siente un poco larga, lo que señala la falta de dinamismo, el director esta fallando.

Las virtudes de la cinta se encuentran en su preciosismo escénico con respecto a su fotografía, los paisajes y las localidades de la filmación, los efectos especiales mero ornato de la tecnología, la banda sonora de Patrick Doyle acentuada según las emociones emanadas en cada escena, su trama que sin llegar a aburrir se halla un poco entretenida, de las actuaciones la única destacable es la de Jeremy Irons, secundada quizá muy lejanamente por el joven actor Edward Speleers, ya que ni John Malkovich convence en su papel, superado indudablemente por Robert Carlyle.

Lo que evidentemente falta en esta producción es la originalidad, hiede a plagio, esperemos que tanto el escritor de la novela, Christopher Paolini, mejore en sus posteriores libros, así como el director Stefen Fangmeier lo haga con su visión.

Lucio Rogelio Avila Moreno

Fichas en AlohaCriticón

Jeremy Irons
Sienna Guillory
John Malkovich
Rachel Weisz
Garrett Hedlund

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:23    Promedio:3.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar