• Por AlohaCriticón

Dirección: Steven Soderbergh.
Intérpretes: Julia Roberts, Albert Finney, Aaron Eckhart, Peter Coyote.

Con guión de Susannah Grant (“Pocahontas”, “Por Siempre Jamás”).

Erin Brockovich (Julia Roberts), una madre soltera, logra empleo en un bufete de abogados. Desde allí impulsará la investigación de un caso de contaminación de agua por parte de una poderosa empresa.

La reina de las comedias románticas en los años 90, Julia Roberts, cambió de registro en esta película para encarnar a un personaje sacado de la vida real, Erin Brockovich (la verdadera Erin sale en el film brevemente interpretando a una camarera), mujer de marcado carácter y espíritu belicoso que se propondrá encontrar un hueco en la sociedad para alejarse de su actual existencia, triste y desordenada.

Sin empleo y con tres hijos de dos matrimonios fracasados, Erin, después de un suceso fortuito acabará consiguiendo un trabajo en un pequeño bufete de abogados, desde allí investigará un posible caso de contaminación del agua por parte de una corporación que está conllevando graves y mortales enfermedades para los habitantes de la zona.

erin-brockovich-foto-criticaLa acción que emprende Erin le servirá asimismo para afianzarse como persona, al verse valorada por primera vez en su vida, una vida compartida ahora con un greñudo motero, personaje tan sensible como comprensivo que ofrecerá un nuevo sentido a la vida amorosa de la verborreica y lenguaraz Brockovich, y que servirá para brindar a la película sus mejores diálogos.

El film también sirve para recuperar la presencia de uno de los actores británicos más importantes de la década de los sesenta, Albert Finney (“Tom Jones”, “Dos en la carretera”), en el papel de un complaciente abogado que establece una divertida química con su nueva y descarada empleada.

La película es apta para establecer un pequeño homenaje a la mujer trabajadora más que todo el tinglado judicial que sostiene aparentemente la trama, para valorar asimismo el papel de la ama de casa, en esta ocasión “amo”, y para reflejar que con tenacidad y ayuda de los que te rodean se puede enderezar un camino que antes solo presentaba curvas cara un destino incierto, y ahora se ha convertido en una recta, larga, soleada carretera.

En resumen, a pesar del subrayado de las cualidades de la protagonista y del acomodo comercial por parte del director de “Sexo, mentiras y cintas de vídeo”, el film está correctamente contado (contiene efectivas escenas con fuerte carga dramática), y mucho mejor interpretado (en especial una Julia Roberts enfundada en una ropa un pelín hortera, pero ciertamente sexy).

Fichas en AlohaCriticón

Steven Soderbergh
Julia Roberts
Aaron Eckhart

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:100    Promedio:3.9/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar