• Por AlohaCriticón

FRANKENSTEIN CREÓ A LA MUJER (1967)

Dirección: Terence Fisher.

Intérpretes: Peter Cushing, Susan Denberg, Thorley Walters, Robert Morris.

El barón Frankenstein (Peter Cushing), junto con la ayuda del Dr. Hertz (Thorley Walters), halla la forma de capturar el alma de un cuerpo sin vida para implantarla en otro.

El joven Hans (Robert Morris), ayudante del barón, está enamorado de Christina (Susan Denberg) una chica deforme cuyo padre se opone a la relación. Tras el asesinato de este, Hans será acusado injustamente y guillotinado, lo que provocará el suicidio de su amada. Situación que permitirá a Frankenstein transferir el alma de Hans al cuerpo de Christina.

Infravalorada y singular obra de la Hammer, que supone la tercera entrega de la pentalogía que Fisher dedicó al mito creado por Mary Shelley. Más compleja que sus predecesoras, la cinta que nos ocupa mezcla con maestría el patetismo y el terror, en una de esas historias de amor trágico que tan bien se le daban al maestro británico (otros ejemplos serían “La maldición del hombre lobo” y “La gorgona”).

En la película se distinguen dos partes claramente diferenciadas, la primera es una hermosa y conmovedora historia de amor entre dos seres marginados, uno por su horrible aspecto, y el otro por su condición de hijo de un ajusticiado. En esta parte, Fisher incide en la desigualdad y prejuicios sociales como origen de la posterior tragedia. Tras la muerte de los enamorados se inicia el segundo acto del filme, en el que tras la intervención de Frankenstein, la “nueva” y sensual Christina, instigada por el alma de su querido Hans, se vengará de los verdaderos culpables del comentado drama.

Todo el reparto está a un nivel excelente, no sólo Cushing (que es algo ya habitual) sino también Thorley Walters como doctor borrachín y sobre todo Susan Denberg, que se muestra ingenua y delicada, sexual y violenta.

También merecen ser resaltadas la música de James Bernard y la fotografía de Arthur Grant, habituales colaboradores de Fisher que siempre rayan a gran altura.

En definitiva, un notable y excitante preludio de la obra maestra que Fisher conseguiría con “El cerebro de Frankenstein” (1969).

Ricardo Pérez

Enlaces

Peter Cushing

Susan Denberg

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:4    Promedio:3.8/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar