• Por AlohaCriticón

FUCKING AMAL (1998)

Director: Lukas Moodysson.

Intérpretes:Alexandra Dahlström, Rebeka Liljeberg, Erica Carlson, Mathias Rust.

Curioso film sueco (confinado como no podía ser de otro modo a los circuitos marginales de versión original) que narra una historia protagonizada por adolescentes, pero muy alejada de los patrones que se estilan en “American Pie” y sucedáneos.

La película trata sobre una chica que va a cumplir 14 años. Hace poco que su familia se mudó a Amal, un pequeño pueblo sueco en el que nunca pasa nada. Además Agnes (es su nombre) no tiene amigos, si acaso una chica paralítica con la que habla de vez en cuando. Agnes siente atracción por Elin, una compañera de colegio, con un caráter contrapuesto al suyo. Si Elin es extrovertida, alocada, viste sin taparse mucho, Agnes por su parte, es tímida, reflexiva y no destaca por su belleza, aunque no sea fea.

Ambas coincidirán en la fiesta de cumpleaños de Agnes, aunque no de manera muy fructífera, pues una apuesta de Elin con su hermana para besar a Agnes (las dos creen que ella es lesbiana) provocará la huida de Elin y la tristeza de Agnes.

Aunque Elin reconocerá que besarla no estuvo tan mal, por si no fuera poco hay otro chaval que pretende a Elin, con lo que el triángulo se complicará.

“Fucking Amal” es la ópera prima del escandinavo Lukas Moodyson, que en Suecia fue todo un éxito de taquilla. No en vano una historia que trata el lesbianismo, por aquello del morbo, era algo atrayente. Pero no nos engañemos, el film no opta por el camino morboso, sino por intentar diseccionar el siempre difícil carácter adolescente.

Moodyson le da al film un aire Dogma (con abuso de los zooms, por cierto) para buscar realismo y a fe que lo consigue. Las conductas de Agnes y Elin son veraces, sus miedos, alegrías o penas las hemos sentido todos alguna vez siendo jóvenes.Las reacciones de los personajes se nos hacen cercanas.

El director no desaprovecha la ocasión de fustigar la estupidez de algunos jóvenes (como el novio de la hermana de Elin, un perfecto imbécil al que sólo le preocupa su teléfono móvil, o el pretendiente de Elin, un chavalejo sin personalidad a rebufo de lo que diga el otro).

En definitiva, una modesta y estimable película con buenos momentos (un intento de suicidio de Agnes, una conversación en la carretera entre esta y Elin, una charla entre Agnes y su padre sobre sus recuerdos de colegio).

Recomendable para los que busquen algo más que sexo en este tipo de productos.

David García

Una de las películas más taquilleras del cine sueco, país del que procede esta pequeña gran joya del cine para y con adolescentes.

La historia nos relata las andanzas de Elin (Alexandra Dahlström) y Agnes (Rebeka Liljeberg), dos jóvenes adolescentes que no encajan en la sociedad en la que viven, agobiándose en su propia existencia y con todo lo que las rodea, debido al aburrimiento y vacío que transmite el pequeño pueblo en el que residen, Amal.

El despertar del amor y del sexo, la soledad, la incomprensión y el paso de la adolescencia a la madurez serán los principales temas que preocupen a las protagonistas.

“Fucking Amal” puede considerarse como una película simpática, cruel y sencilla, sin ninguna ambición en lo que a resultados de taquilla se refiere, a pesar de que resultó ser un bombazo en su país (se convirtio en la segunda película más taquillera de la historia del cine sueco, solamente superada por el “Titanic” de James Cameron) debido, por desgracia, al morbo que transmitía su guión (la película toca bastante a fondo el tema de la homosexualidad), más que a sus otros valores cinemátograficos.

Las interpretaciones son sencillamente espléndidas, en la que las dos protagonistas principales se meten muy de lleno en sus respectivos papeles, muy bien definidos y llenos de un encanto especial, sobre todo el alocado e inconsciente personaje interpretado por Alexandra Dahlström.

Durante su visionado te das cuenta de que más que una película parece un documental, lo que le da más auntenticidad y realismo.

Por otra parte, el tema del lesbianismo está tratado de forma muy natural, mostrando los deseos y miedos de sus protagonistas con unos diálogos frescos y, en contadas ocasiones, absurdos; también ocupan lugar las escenas más dramáticas y duras, como el intento de suicidio de una de las jóvenes en un momento de desesperación.

Puro cine independiente que nos hace ver con claridad que no se necesita un gran presupuesto para hacer buenas películas; lo más imprescindible es un buen guión y unos actores excelentes, sin necesidad de que éstos sean grandes estrellas del celuloide.

Una película muy recomendable.

Raúl Calderón

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:41    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar