• Por AlohaCriticón

GARFIELD (2004)

Director: Peter Hewitt.

Intérpretes: Breckin Meyer, Jennifer Love Hewitt, Evan Arnold, Mark Christopher Lawrence.

Jon Arbuckle (Breckin Meyer) es un solterón que vive con Garfield, un perezoso y altivo gato amante de la lasaña y la televisión, quien se verá alarmado ante la presencia de un nuevo inquilino, un perro llamado Odie, que ha llevado a casa para complacer a la veterinaria Liz Wilson (Jennifer Love Hewitt).

Odie, al que Garfield hace la vida imposible, será secuestrado con aviesas intenciones por un entrenador de animales. Es entonces cuando Garfield, que se siente responsable del suceso, decide rescatarlo.

Las concretas personalidades de los diversos personajes creados por Jim Davis a finales de los años 70, centradas en las peculiaridades de la estrella Garfield, cínico, comilón, dormilón y comodón, y la chispa y agudeza de Davis para su interactuación desde el enfoque del sardónico minino, fueron factores clave del gran éxito de esta tira cómica y posterior serie de dibujos animados. Lo contrario a esos factores es lo mostrado en esta insulsa película acomodada de la peor manera a una orientación familiar bastante amuermada.

“Garfield. La película” carece de ingenio en la creación de gags y los comportamientos de muchos de sus personajes no son los mismos que los definidos por Davis, mal transformados en un guión al que le falta perspicacia y chispa y le sobra infantilismo, lo que provoca que la gente que haya dejado el chupete y el sonajero hace unos años, incluso unos meses, no terminará de conectar con el desarrollo de una trama demasiado pobre con un humor muy pedestre, es decir, todo lo contrario que el sentido cómico real, mucho más adulto e inteligente, detentado por la creación de Jim Davis.

Por otro lado la animación en CGI del gato tampoco es para tirar cohetes, el erróneo empleo de animales reales en contraste con el CGI principal es incomprensible por, entre otras cosas, el alejamiento de las singularidades físicas de los caracteres que simulan (Odie, Arlene, Nermal…) y la voz que Carlos Latre concede a Garfield lo único que hace es desertar de la original, añorar antiguos doblajes del mismo personaje y menoscabar todavía más una amodorrada función cinematográfica.

En definitiva, una muestra más de como el cine rara vez podrá realizar una óptima versión de un personaje de tebeo, al que es siempre es recomendable disfrutar en su hábitat artístico natural, en este caso el cómic y también en las fenomenales emisiones televisivas animadas.

Enlaces

Bill Murray

Breckin Meyer

Jennifer Love Hewitt

Debra Messing

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:11    Promedio:3.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar