• Por AlohaCriticón

happy critica de pelicula cartel poster

HAPPY (2008)

Dirección: Mike Leigh.

Intérpretes: Sally Hawkins, Eddie Marsan, Alexis Zegerman, Andrea Riseborough.

Con guión de Mike Leigh (“El Secreto De Vera Drake”, “Todo o Nada”).

Poppy (Sally Hawkins) es una profesora de primaria caracterizada por su imperturbable optimismo y actitud positiva. Después de serle robada la bicicleta, Poppy decide sacarse el carnet de conducir. En la academia conoce a Scott (Eddie Marsan), un instructor amargado que contrasta con la personalidad de la maestra.

El británico Mike Leigh escribió y dirigió esta comedia dramática centrada en la actitud vital y búsqueda de felicidad personal y ajena.

Las interpretaciones de Sally Hawkins y Eddie Marsan (sin olvidar la simpática intervención secundaria de Karina Fernández como profesora de flamenco) es el aspecto más destacado de una película demasiado episódica que apunte mucho pero penetra poco.happy sally hawkins

En una mezcla de “Polyanna” y “Amelie” seguimos desde los créditos con paseo en bicicleta las andanzas urbanas de Poppy-Sally, una maestra de primaria encantada de relativizar las cuestiones espinosas y ofrecer siempre un rostro ameno y sonriente.

mike leigh happy

Difiere su actitud con la de varios agriados personajes (básicamente maleducados), que desprecian un saludo cordial y se ven frustrados con la felicidad ajena.

La película, para definir en varios contextos personales su actitud, nos conduce a episodios cotidianos de la vida de la protagonista femenina… Tanto asistimos a un concierto de música pop como visitamos a un familiar, o somos testigos de sus actividades escolares.

En el retrato se significa la importancia del aprendizaje y la educación, ya que gran parte del metraje se nutre de profesores y alumnos, sea el colegio en donde trabaja Sally, las clases de la autoescuela, la escuela de flamenco o algunos diálogos que relacionan a padres e hijos.

El enfoque es suficientemente grato, con una mirada emocional templada, agridulce. Sally Hawkins construye un personaje encantador, y Eddie Marsan aporta nervio a su personaje, pero el conjunto es disperso y esquemático, además la resolución de relaciones y conflictos se muestra vaga, rotando de forma elemental sobre conceptos y talantes en una trama sin demasiada dirección.

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Mike Leigh

Sally Hawkins

Poppy (Sally Hawkins), una risueña y optimista profesora de educación infantil, comparte el piso con Zoe (Alexis Zegerman), su amiga y confidente.

El principal “defecto” de Poppy, según Zoe, estriba en su innata virtud de querer extirpar los problemas de los demás y transmitir, simultáneamente, su vital alegría.

Cuatro años después de rodar la dura y controvertida carrera “médica” de Vera Drake, Mike Leigh decide abrir la ventana para que entre a su filmografía el oxígeno y la claridad que le faltaban a los asfixiantes y oscuros fotogramas protagonizados por Imelda Staunton.

“Happy. Un cuento sobre la felicidad” es un relato cómico en el que se narran las peripecias de Poppy, una jovenzuela inquieta, dotada de una riqueza espiritual superlativa y una sobredosis de felicidad que irradia a su entorno por muy hostil que éste pueda parecer.

Sally Hawkins, quien ya trabajara a las órdenes de Leigh en “Todo o nada” (2002) y en la comentada “El secreto de Vera Drake” (2004), realiza una contundente interpretación ayudada por los sabios consejos de Leigh quien, al igual que Pedro Almodóvar, sabe sacar lo mejor de las actrices con las que trabaja, como ya hiciera con la Staunton o con Brenda Blethyn en “Secretos y mentiras” (1996).

Pero no toda la cinta rezuma comicidad. Leigh alterna las gracias y chascarrillos de Hawkins (galardonada en Berlín por este papel), con momentos más dramáticos en los que se aprecia la versatilidad de quien interpreta el personaje protagonista.

Así ocurre en distintas secuencias de la película, a saber: en aquellas en las que atiende a su última clase de autoescuela, en su encuentro con un vagabundo, o, finalmente, en el episodio del niño violento.

Por el contrario, la parte más disonante en este paisaje de lo cotidiano que Leigh propone, es aquella en la que se muestran las lecciones de flamenco; una opinión subjetiva propia de quien observa la obra desde el prisma español y nota escozor al presenciar el topicazo del rasgo folclórico. La perspectiva de un espectador anglosajón, seguramente haría cambiar el dictamen, sumando otra estrella a la calificación de la crítica.

Alberto Alcázar

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Mike Leigh

Sally Hawkins

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:8    Promedio:3.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar