• Por AlohaCriticón

IN GOOD COMPANY (Algo más que un jefe)

Director: Paul Weitz.

Intérpretes: Dennis Quaid, Topher Grace, Scarlett Johansson, David Paymer.

Con guión de Paul Weitz (“American Dreamz”, “Un Niño Grande”).

Dan Foreman (Dennis Quaid) es el veterano jefe de ventas de publicidad de una revista que ha obtenido unos resultados económicos espléndidos. Se siente feliz a pesar de que su mujer Ann (Marg Helhenberger) se ha quedado embarazada inesperadamente y de que su hija Alex (Scarlett Johansson) ha conseguido ser aceptada en la Universidad de Nueva York, hechos que hacen tambalear la economía familiar.

Cuando la multinacional Globecom compre la revista en la que trabaja verá como un veinteañero sin experiencia en publicidad llamado Carter Duryea (Topher Grace) se convertirá en su nuevo jefe.

Por si fuera poco, Carter, que acaba de romper su corto matrimonio con Kimberley (Selma Blair) comenzará una relación a escondidas con Alex.

Los hermanos Paul y Chris Weitz, creadores de la comedia sexual adolescente “American Pie” y directores de “Un niño grande”, feliz adaptación del libro de Nick Hornby, autor inglés más conocido…ejem…entre el gran público por “Alta fidelidad”, presentan “In good company”, una de esas comedias que tienen como detonante alguna “anomalía” dentro del ambiente de trabajo.

Una de las grandes obras maestras que podría englobarse dentro de este tipo de comedias laborales es “Luna Nueva”.

Interacciones profesionales entre caracteres dispersos en objetivos, edades o experiencias, que incrementan tal dispersión cuando se producen además ligazones con aspectos sentimentales y demás cuitas de egos. Entonces ya es la monda.

Con temas clásicos como la competición en el mundo empresarial con liviana crítica social, el conflicto intergeneracional, la crisis de media edad o el reajuste personal dentro del mundo laboral, “In good company”, película que comparte con el anterior trabajo del fraternal dúo el despliegue de momentos humorísticos con elementos dramáticos dentro de un tono grácil y afectuoso, con personajes humanizados, amables dentro de sus características psicológicas, y una sobrada química entre sus protagonistas, quienes deparan gratas actuaciones, en especial el poco conocido (por lo menos por estos ambientes) Topher Grace, y un Dennis Quaid que, cual ave fénix y tras haber estado perdido en la segunda mitad de los años 90, parece resurgir de las cenizas y seguramente, si se topa con los directores adecuados, se sepa reubicar en papeles maduros de entidad tras abandonar sus años más mozuelos.

La trama funciona de manera bastante plausible, con una narrativa sin acelerones injustificados que descoquen el asunto cuando no ha lugar ni un tempo amodorrado que importune por su falta de pulso e intercambio de diálogos baratos y sin interés.

Eso sí, el film termina atemperando la parte más acerba, evitando riesgos, con un tercer acto menor y una resolución complaciente en su optimismo.

Pero bueno, no todos pueden ser Ben Hetch, Charles Lederer o Billy Wilder.

No obstante, se trata de un trabajo de óptica hombruna con una sencilla y ligera historia bastante satisfactoria a lo largo de la cual se pueden escuchar sonidos de los Shins, Peter Gabriel, Steely Dan o Aretha Franklin, y que abarca con su guión a todo tipo de públicos, no meramente, como suele suceder, a una escala de edad definida, resultando mucho mejor en conjunto que otras comedias de mayor renombre y boato estrenadas en los últimos años.

Enlaces

Dennis Quaid

Topher Grace

Scarlett Johansson

Selma Blair

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:18    Promedio:3.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar