• Por AlohaCriticón

LA INFANCIA DE IVÁN (1962)

Dirección: Andrei Tarkovsky.

Intérpretes: Nikolai Burlyayev, Valentin Zubkov, Yevgeni Zharikov, Stepan Krylov.

Iván (Nikolai Burlaiev), chico huérfano de doce años, realiza durante la Segunda Guerra Mundial misiones de reconocimiento para el ejército soviético.

Sus superiores, el capitán Kholin (Valentin Zubkov), el coronel Gryaznov (Nikolai Grinko) y el joven teniente Galtsev (Yevgueni Zharikov) quieren alejarlo de la lucha, pero se topan con la insistencia y tozudez del pequeño.

Ópera prima de Andrei Tarkovsky, poética y conmovedora, primera piedra del excepcional monumento cinematográfico que supone la filmografía del genio ruso. Se alzó con el León de Oro en el Festival de Venecia.

Si alguien desea iniciarse en la obra de Tarkovsky debe comenzar por el visionado de la cinta que nos ocupa, su película más asequible en comparación con la complejidad místico-filosófica de sus trabajos posteriores. Esa aparente sencillez no impide sin embargo que nos encontremos ante un bello, y por momentos mágico, relato antibélico.

Andrei aceptó dirigir este filme, inicialmente planificado para otro director, y la reducción del presupuesto del mismo a cambio de poder empezar desde cero. Aunque no aparece acreditado, introdujo junto con Andrei Konchalovski importantes alteraciones en el guión, que adaptaba un cuento de Vladimir Osipovich Bogomolov.

En la película destaca la hermosa concepción de las secuencias oníricas, cuatro en total, que muestran la extraordinaria capacidad de su autor para captar el esplendor vital de la naturaleza.

El agua, elemento que en Tarkovsky hace alusión a la parte espiritual del ser humano, es protagonista en todas. Estas luminosas y embriagadoras secuencias contrastan con el horror y los claroscuros de la realidad bélica, donde el mundo femenino de los sueños (en ellos aparecen la madre y la hermana de Iván) da paso a otro eminentemente masculino y desalentador.

Ingmar Bergman dijo en una ocasión que Tarkovsky era el director más importante porque había creado un lenguaje nuevo que se correspondía con la esencia del cine, ya que presentaba la vida como reflexión, la vida como un sueño.

El hecho de que el filme se inicie y finalice con un sueño nos hace reflexionar sobre cuál es la verdadera realidad de nuestra existencia. Esta superposición entre realidad y sueño será una constante en el resto de su obra.

En el ámbito interpretativo destaca la naturalidad con la que Nikolai Burlaiev da vida al personaje de Iván. Unos años más tarde el director volvería a contar con él en Andrei Rublev para interpretar a Boriska, el fundidor de la campana.

Tras el éxito internacional, a nivel crítico, de “La infancia de Iván” Tarkovsky se embarcó en la escritura del guión de una de las películas más importantes de la historia. “Andrei Rublev” consolidó su enorme talento como cineasta y supuso el inicio de sus problemas con las autoridades soviéticas.

Ricardo Pérez

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:17    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación