• Por AlohaCriticón

LA ISLA DE HIERRO (2005)

Dirección: Mohammad Rasoulof.

Intérpretes: Ali Nassirian, Hossein Farzi-Zadeh, Neda Parkman, Nemat.

En alta mar, en un punto no muy lejano de la costa iraní, se encuentra

varado un buque caduco y oxidado.

La nave, no obstante, se halla habitada por iraníes humildes que, en tierra,

no tienen dónde caerse muertos, habiendo sido guiados hasta allí por el

capitán Nemat (Ali Nasirian), un hombre ya mayor y generoso, pero también

duro en su comportamiento hacia Ahmad (Hossein Farzi-Zadeh), un joven

que está bajo su protección.

En ocasiones, el cine iraní, es injustamente catalogado como lento y

aburrido.

Se podrían poner, sin embargo, muchos ejemplos de cinematografías de

otros países, incluída la estadounidense, que ineludiblemente llevan la

marca de los anteriores adjetivos.

En este sentido, “La isla de hierro” no es de esas cintas pausadas ni

soporíferas, constituyédose en el segundo largometraje del joven director

iraní, Mohammad Rasoulof, después de una concienzuda preparación a lo

largo de una década creando cortos y documentales.

Partiendo de un guión de su propia cosecha, Rasoulof plantea una fábula

marítima en la que un grupo de “homeless” iraníes, “ocupan” un

desahuciado navío siguiendo el movimiento de la batuta de un

experimentado líder.

En “La isla de hierro” (metafórico título que alude a la inhóspita vida allá en

tierra firme) se congrega un universo muy felliniano y buñueliano en el que

tienen cabida variopintos personajes: desde el muchacho minusválido que

ejerce de ascensorista, pasando por el extraño niño pez, y acabando en el

anciano eremita que no se cansa de mirar fijamente el sol para discernir

una señal o rayo de esperanza.

No falta tampoco en el filme, el apunte machista, pero desgraciadamente

todavía presente en la sociedad iraní, que se refleja en las consecuencias

de esa relación no conveniente entre el poco afortunado Ahmad y la

atractiva reclusa adolescente (con más profundidad el problema femenino

ya fue abordado por Jafar Pahani en “El círculo” (2000)).

No está exenta la película de bellas secuencias, tales como la fabricación

de tizas por parte del profesor de la escuela utilizando para ello casquillos

de balas ya usadas; o bien, las imágenes que cierran la narración y que

tienen como protagonista al ya citado niño pez.

Alberto Alcázar

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:0    Promedio:0/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar