• Por AlohaCriticón

la mascara del demonio cartel poster la mascheraLA MASCARA DEL DEMONIO (1960)

Director: Mario Bava.

Intérpretes: Barbara Steele, John Richardson, Ivo Garrani, Andrea Checchi.

Película basada en un relato de Nikolai Gogol. Con guión de Ennio de Concini (“Divorcio A La Italiana”, “Constantino El Grande”) y Mari Serandrei (“Eleonora Duse”, “El Último Amor”).

En el siglo XVII los acusados de brujería son ejecutados inquisitorialmente quemándolos en la hoguera con una máscara de púas clavada en su rostro. Dos siglos después, la curiosidad de dos viajeros, devolverán a la vida a dos condenados, Asa y su amante Javutich, que sembrarán el terror por la comarca con ansia de venganza por su pretérita muerte.

Uno de los títulos más conocidos (y sobrevalorados) del director italiano Mario Bava es “La noche del demonio”, un film que recoge un relato del escritor ruso Nikolai Gogol llamado “El Viyi” y que destaca por el tratamiento estético de la obra (el propio Bava es el director de fotografía), ya que sí consigue una hechicera atmósfera, malsana e inquietante de apariencia gótica, pero el guión resulta perjudicado por el rebotante trasiego demoniaco y vampírico con bastantes estereotipos, predecible en todos sus aspectos y prolijo en subrayados del género. La característica principal del cine de Mario Bava, que es su habilidad en la estilización visual y la turbada consecución ambiental están muy logrados, pero el interés de la trama no traspasa esa sugerencia sensorial a pesar de la presencia de la incitante Barbara Steele en un doble papel.

En la Rusia medieval, la Princesa Asa Vajda es acusada de brujería, y ejecutada clavándole en el rostro una máscara con afiladas púas en su interior.

Varios siglos después, dos viajeros encuentran su tumba y accidentalmente derraman sangre sobre el cadáver, devolviéndole a la vida. La bruja buscará venganza en el Príncipe Vajda y su hija Katia, descendientes del inquisidor que los condeno.

Basada en “El Viyi”, un relato de Nikolai Gogol, La mascara del demonio es, además de la mejor película de su mítico autor, una indiscutible obra maestra del fantástico.

La narración es muy fluida, y aunque el a veces criticado guión cae en bastantes de los tópicos del cine de vampiros, contiene elementos más que de sobra para qué el espectador siga con sumo interés el desarrollo del film, cumpliendo así perfectamente con su función más básica.

En cualquier caso es en el aspecto visual donde hay que buscar las grandes virtudes de “La mascara del demonio”. La cinta crea una perturbadora atmósfera, gracias a la maravillosa fotografía en blanco y negro (obra del propio Bava), la iluminación de las escenas, o la cuidadosa elección de los encuadres. Además, las virguerías visuales de Bava, como la utilización de agresivos picados y contrapicados, o el extravagante uso del zoom, todavía refuerzan más el barroquismo estético que destila toda la obra.

La primera aparición de Katia en las ruinas del templo, sujetando a dos fieros mastines, mientras a su espalda observamos un cielo encapotado; el cuerpo putrefacto de Asa en el ataúd, mostrando su rostro desfigurado con las cuencas de los ojos vacías; el prologo, donde presenciamos la brutal ejecución de la bruja… todas ellas son secuencias de una belleza medusea, que se quedan grabadas en la retina del espectador.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:14    Promedio:3.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar