• Por Antonio Méndez

la-mujer-de-rojo-poster-sinopsisDirección: Gene Wilder.
Intérpretes: Gene Wilder, Kelly LeBrock, Judith Ivey, Gilda Radner.

Con guión de Gene Wilder (“Terrorífica Luna De Miel”).

Sinopsis

Theodore “Teddy” Pierce (Gene Wilder), casado y con dos hijas, se enamora cuando llega a su trabajo de una atractiva modelo, llamada Charlotte (Kelly LeBrock) que va a emplear su compañía como publicidad de tranvías en San Francisco.
Teddy no parará hasta conquistarla.

Crítica




la-mujer-de-rojo-gene-wilder-foto-critica-alohacriticonRemake estadounidense de “Un Elefante Se Equivoca Enormemente” (1974), comedia francesa dirigida por Yves Robert.
Gene Wilder, protagonista, guionista, productor y director del film de Hollywood, aparece en su inicio en una cornisa de un alto edificio. ¿Qué hace ahí? En flashback nos cuenta sus peripecias de alta libido con música regular de Stevie Wonder, en especial el éxito de radiofórmula “I Just Called To Say I Love You”.

La película, que lanzó a la modelo Kelly LeBrock como sex symbol ochentera en un inicio remedando a Marilyn Monroe en “La Tentación Vive Arriba”, es una comedia romántica de enredo amoroso-sexual sobre infidelidad que, ponderando el atractivo físico sobre otros talentos, utiliza profusamente las agradables localizaciones de San Francisco, y maneja con agilidad y gracia el equívoco, el gag recurrente y los gestos de Wilder con una estupenda Gilda Radner (pareja en la vida real de Gene) como réplica a sus desmanes.
Lamentablemente, Gilda falleció en el año 1989 tras padecer un cáncer.

Con el progreso de la trama hay mayor lugar para los cargantes amigos del protagonista… el adulto en modo pesado-pesadito adolescente… y se enreda el romance, bastante inverosímil en la mutua atracción, con un slapstick poco inventivo pero con un clímax de mérito, dando más presencia a Kelly LeBrock y con Gene, que todavía tiene miraditas para mozas de buen ver, valorando su cómoda vida familiar y, de forma previsible, como víctima de los deseos de entrepierna.

Fichas en AlohaCriticón

Gene Wilder