• Por AlohaCriticón

LA NIEBLA DE STEPHEN KING (2007)

Dirección: Frank Darabont.

Intérpretes: Thomas Jane, Marcia Gay Harden, Laurie Holden, Andre Braugher.

Un pequeño pueblo de Maine será progresivamente cubierto por una espesa niebla que provoca la muerte y el pánico entre sus habitantes.

Los supervivientes tendrán que luchar por sus vidas ante este extraño fenómeno que conlleva la aparición de seres monstruosos.

No es la primera vez que Frank Darabont adapta a Stephen King, ya lo había hecho previamente con las películas carcelarias “Cadena perpetua” y “La milla verde”.

En esta ocasión también limita, aunque sin barrotes, el escenario a sus personajes principales, quienes se recluyen en un supermercado con la esperanza de sobrevivir a “La niebla”.

El fenómeno atmosférico que titula el film (y conceptos básicos de la trama) le emparenta con John Carpenter y su película homónima (también Carpenter es homenajeado en el inicio con el cartel de “La cosa”), además de con el desaliento claustrofóbico de “La noche de los muertos vivientes” de Romero, con la vuelta al primitivismo salvaje de la literaria “El señor de las moscas” de William Golding, y con múltiples películas de ciencia-ficción y terror de los 50 que presentaban alegorías varias (fuesen o no con monstruos pululando por la pantalla) sobre invasiones o apocalipsis ante secretos experimentos científico-nucleares, entre ellas varias cintas de Roger Corman, como “El día del fin del mundo” o “Last woman on Earth”, o “The Blob”, aquella película con un joven Steve McQueen como protagonista.

La situación se define con demasiada prontitud. Vemos a Thomas Jane trabajando de forma serena en su labor de cartelista de películas antes de que una tormenta provoque un estropicio doméstico en su casa y en la vecinal. Esto no es más que una menudencia para lo que vendrá después.

El comienzo sin una introducción adecuada de personajes, y el desarrollo posterior lleno de hipérboles, tópicos en actitudes, y estereotipos, no ayuda a que el espectador se involucre en el ánimo de tales personajes, con lo que el único interés en la película es fabular con la alegoría que intentan elucubrar, observar los efectos baratos, el chorreo puntual de vísceras, y las creaciones de los bichos con ordenador.

Thomas Jane es el héroe desconsolado con el hijo a cargo, a la pobre Marcia Gay Harden le hacen interpretar a una exaltada religiosa pelma y caricaturesca, centrando demasiado en tal cargante personaje las reacciones y consideraciones fanáticas del grupo. Los demás son monigotes sin mayor dimensión que poner cara de miedo.

En cuanto a las presuntas alegorías que Darabont maneja en torno a lo sucedido, se considera en el film el riesgo de los experimentos incontrolados desde el poder, que pueden provocar mayores catástrofes que los que intentan proteger, y el peligro de las consecuencias de los momentos de crisis en una comunidad incontrolada (período idóneo para que fanáticos y extremistas radicales lideren a la masa más descerebrada).

Enlaces

Thomas Jane

Marcia Gay Harden

Alexa Davalos

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:67    Promedio:3.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar