• Por AlohaCriticón

LA PASION DE JUANA DE ARCO (1928)

Director: Carl T. Dreyer.

Intérpretes: Renee Falconetti, Eugene Silvain, Michel Simon, Antonin Artaud.

Clásico del cine mudo que fue motivo de varias mutilaciones por parte de la censura de la época, y que hace poco pudo volver a ser visto en una edición restaurada. El maestro danés Dreyer realiza este film, basado en la figura de la heroína francesa de la Guerra de los Cien Años, Juana de Arco, no utilizando el acostumbrado tono épico, sino centrando la acción en el inquisitorial proceso judicial a la que la dama de Orleans fue sometida por un tribunal eclesiástico que terminó condenándola a muerte por herejía.

Sensacional narración basada principalmente en la fuerza visual de los consecutivos primerísimos planos que sirven para acentúar la capacidad dramática de los actores casi por completo revelada en sus rasgos faciales, con especial mención para una inolvidable Renee Falconetti, en cuya mirada, marcada por unos expresivos ojos, vamos desarrollando una fascinación sensitiva inigualable que solo puede ser apreciable en su esplendor en pantalla grande, espléndido uso del montaje y magistral utilización de la fotografía por parte de un operador que luego seguiría en Hollywood una carrera como director, Rudolph Maté.

“La pasión de Juana de Arco” representa el triunfo de la imagen sobre la palabra, que ciertamente es donde se sustenta el virtuosismo en el cine y se convierte en una de las más grandes obras maestras del mismo. La mística al servicio del arte.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:47    Promedio:4.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar