• Por AlohaCriticón

Dirección: Mike Newell.
Intérpretes: Julia Roberts, Kirsten Dunst, Julia Stiles, Marcia Gay Harden.


En los años cincuenta el rol de la mujer está muy definido, dedicada esencialmente a las tareas del hogar y actuar como mujer para su marido. Unas jóvenes universitarias de Wellesey verán alterada esta percepción tras el contacto con la joven profesora de historia del arte Katherine Watson (Julia Roberts), quien desde el oeste trae consigo ideas renovadoras sobre el papel vital de la mujer.

Puedes adaptarte al concepto que tienen otras personas de ti, o puedes ser tú mismo.

Año 1953. Llegas a una universidad que tiene la fama de ser la más recatada del momento, en esa escuela habitan las estudiantes más brillantes del estado, todas y cada una de ellas tiene un talento formidable, memorizan libros, apuntes y cada palabra que sale de tu boca, ¿en que piensan estas chicas?, ¿en su futuro?, ¿obligación?, en verdad piensan en casarse, pues para ellas es lo mejor que les puede suceder.

“La sonrisa de Mona Lisa” es un filme que nos da una idea de lo que era la mentalidad social que se tenia en los años 50. Una mujer estudia hasta que se casa, el casamiento no es un derecho o privilegio, es una obligación y el mayor premio obtenido, es el mayor sueño de una joven de veinte, veintiún años, si no es de esta manera a las mujeres se les vería como un tipo de fenómeno, ¿en verdad han cambiado este pensamiento?.

Eso es lo que enseña esta película. Por desgracia la idea no es muy atrayente como para hacer que grandes masas de personas se sienten a ver un filme cuya prioridad es demostrar el cambio evolutivo que ha prestado la mujer, pues no estamos hablando de “Las mujeres perfectas”, título en el cual nos muestran a las mujeres complacientes con sus maridos y con una conducta marginada y retrógrada, todo esto situado en el siglo XXI. No, este filme demuestra distintos sentimientos de diferentes jovencitas que se sienten lo suficientemente capases como para servir a una familia y cocinar para cinco, limpiar recamaras, planchar, lavar, cocinar, cocer, entre muchos otros conceptos que se le han atribuido a las mujeres, un poco aburrido ¿no?, entonces ¿qué es lo que hace al filme especial?, que no vemos a la mujer lavar, cocer o limpiar, vemos más allá de ellas y lo factible que son a la metamorfosis, cuando una persona empuja el cambio evolutivo y les hace pensar que pueden llegar a ser más que unas amas de casa que paulatinamente se convierten en esclavas, pues eso es lo que pasa en el filme, la chicas se casan y poco a poco son olvidadas por sus esposos, esclavizadas por sus obligaciones, metiéndose en la cabeza la idea de que lo que están haciendo está bien pues es su obligación, pero no, no lo es, el filme demuestra que la mujer no es el adorno sometido en el hogar que realiza todo aquello que le demanda el varón de la casa, en verdad son mucho más que eso, pero ¿quién les abrirá los ojos?, ¿quién empujará el cambio?.

El personaje protagonista de Julia Roberts recibe el nombre de Katherine Watson. Este personaje hará que las jovencitas piensen por sí mismas, al impartir su clase de “Historia del arte”, deformando sus conceptos cotidianos y diciéndoles que no esperen a que un libro les diga que pensar, en verdad la trama es aceptable y muy loable, pero tiene un problema fácilmente visible, la misma trama pulula en el aire y no termina de cuajar por completo, pues en verdad el filme se desenvuelve en prioridad en la evolución del pensamiento femenino, pero esto lo logra exponiendo “arte”, el cambio de la mentalidad se concibe mediante la interpretación del arte, tomando conceptos ambiguos para poder crear las dudas y contradicciones necesarias y así realizar su objetivo, Julia Roberts se desenvuelve de forma aceptable y paulatina, logrando un tempo un poco pausado pero entretenido, pues si el público logra introducirse en su contexto artístico se terminarán haciendo las mismas preguntas que los personajes, ¿qué es arte?, ¿quién es la persona indicada para decir que algo es arte?, en verdad su contexto artístico es aquello que ayuda a que el filme sea factible a transición, y como no debía faltar el toque azucarado, la protagonista se conecta en esencia con su alumnado y las lecciones son recíprocas, al tener problemas amorosos, y es cuando podemos hablar de su contexto romántico, el cual en verdad no cuaja y es lo que desluce al filme, aunque tiene gran virtud que el filme no sea comedia romántica o esencia de romance a la máxima potencia.

Su guión es exquisito y sea esto lo que le salve del embrollo, pues se expresan distintos sentimientos y pensamientos que caen constantemente en el drama y por desgracia en algunas ocasiones en el melodrama, no debemos pasar por alto que tenemos en escena a Julia Roberts una de las reinas del drama, acompañada por Kirsten Dunst la cual será nuestra antagónica, y Julia Stiles que demuestra tener el calibre para representar distintos papeles todos con un buen aliciente, las puestas en escenas son agradables, sobre todo si está presente Marcia Gay en un papel poco usual, sin pasar por alto los escenarios que son reales y cautivadores, en verdad el filme vale la pena verlo, apreciarlo, pero sobre todo, considerarlo.

Lucio Ávila

Fichas en AlohaCriticón

Mike Newell
Julia Roberts
Kirsten Dunst
Julia Stiles
Marcia Gay Harden
Dominic West
Maggie Gyllenhaal
Topher Grace
Ginnifer Goodwin

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:383    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar