• Por AlohaCriticón

LA VIDA ES BELLA (1997)

Director: Roberto Benigni.

Intérpretes: Roberto Begnini, Nicoletta Braschi, Marisa Paredes.

Italia, años 30. Guido Orefice (Roberto Benigni) es un simpático judío que consigue casarse gracias a su ánimo optimista y jovial con una profesora llamada Dora (Nicoletta Braschi), con quien tiene a su hijo Giosué (Giorgio Cantarini).

La feliz vida familiar de los Orefice cambia cuando el país transalpino es dominado por los nazis, y son enviados a un campo de concentración.

En su nuevo destino, Guido intentará evitar que Giosué sea partícipe de la realidad que están viviendo y le hace creer que están participando en un juego.

Esta tragicomedia ambientada en la Segunda Guerra Mundial logró el Oscar a la mejor película de habla no inglesa.

Su encanto le revela como el mejor y más sorprendente trabajo del casi siempre excesivo cómico italiano Roberto Benigni.

La historia, comedia dramática amarga y tierna como la mirada del engatusado niño, ofrece un valioso y duro alegato contra el horror nazi con el punto de mira en los terribles e infames campos de concentración, y una alegoría contra la intolerancia, tanto racial como ideológica, y las penurias de la guerra.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:208    Promedio:4.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar