• Por AlohaCriticón

LAS CRÓNICAS DE SPIDERWICK (2008)

Dirección: Mark Waters.

Intérpretes: Freddie Highmore, Sarah Bolger, Nick Nolte, Mary-Louise Parker.

La familia Grace vivirá extrañas situaciones tras mudarse a vivir a la aislada casa del tío Arthur Spiderwick (David Strathairn).

Los gemenos Simon y Jared (ambos interpretados por Freddie Highmore), junto a su hermana mayor Mallory (Sarah Bolger), comenzarán a investigar los misterios que parecen rodear a la mansión.

Con tanta maraña cinematográfica dedicada al público infantil casi pubescente, esta última entrega dedicada a la fantasía gusta de hacerse acreedora de la palabra “Crónicas” con el pretexto de trasladar a un puñado de criaturas mágicas a la gran pantalla.

No obstante con defectos, Mark Waters, a quien se le recuerda por la amena producción “Chicas malas”, dirige un tipo de “crossover” cinematográfico (aunque el término crossover sea utilizado plena y únicamente en la empresa musical), en el cual se recapacita acerca de lo útil e inútil del medio y el eje aventura fantástica, y demuestra que sabe sustraer lo útil y desechar aquello que termina por destruir otras producciones del mismo corte.

“Las crónicas de Spiderwick” posee cierto toque de inventiva que atrae por su singular forma de contar las cosas.

No todo es magia edulcorada y algunas escenas provocan temor e incertidumbre, a pesar de que posee un sinfín de prototipos y clichés ancestralmente utilizados por el hombre de las cavernas cinéfilas: desde la casa en medio de la nada al puñado de niños con una personalidad marcada (la hermana mayor, mandona e incrédula, el hermano fofo intento de perfección, el niño rebelde al quien nadie le cree…), pasando por una madre ausente y un padre nulo, sin faltar el cambio de vida impulsado por el nuevo trabajo de la progenitora.

La primera parte tiene apuntes meritorios de intriga y suspense, con los guionistas (Karey Kirkpatrick, David Berenbaum y John Sayles) creando una introducción que logra despertar el interés del espectador.Sin embargo, con el transcurso de los minutos la película se vuelve lenta y predecible, austera en su contenido emocional, mesurada en su atractivo visual, y conformista en cuanto a su historia.

Sin complicarse demasiado, crea una serie de pasos preestablecidos con personajes prediseñados que emulan producciones ya antes vistas.

Imposible no remitirse a “El Señor de los anillos”, “Harry Potter”, “Narnia”, “Los seis signos de la luz” o “La brújula dorada”, mas es necesario mencionar que si bien plagia a Tolkien (y lo que alguna vez plagió Rowling de Tolkien), también tiene su propia esencia de entretenimiento, superando por mucho a otro tipo de crónicas, signos luminiscentes o como quiérase llamarse.

Aunque el relato se refiera a menudo a distintas criaturas fantásticas, son pocas las que se muestran en pantalla, retratadas con ingenio digital y con sensación de vacío.

Entre las actuaciones tenemos la participación de Nick Nolte en un breve y risible cameo como la figura humana del ogro; no se si él ha sido la base del ogro digitalizado, de cualquier manera su rostro aparece escasos minutos.

El que demuestra tener talento es el niño Freddie Highmore con su personaje doble. Interpreta a los hermanos gemelos creando una creíble dicotomía; el chico comienza a tener reconocimiento por sus variadas participaciones en películas infantiles y no tan pueriles.

En definitiva, “Las crónicas de Spiderwick” es un aceptable entretenimiento que al menos no se remite únicamente a los más pequeños de la familia.

Lucio Rogelio Avila Moreno

Enlaces

Freddie Highmore

Nick Nolte

Mary-Louise Parker

Seth Rogen

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:10    Promedio:3.1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar