• Por AlohaCriticón

los-pajaros-cartel-espanolDirección: Alfred Hitchcock
Intérpretes: Tippi Hedren, Rod Taylor, Jessica Tandy, Suzanne Pleshette.

Película basada en un libro de Daphe Du Maurier (“Los Pájaros”, Editorial Orbis). Con guión de Evan Hunter (“Semilla De Maldad”, “El Infierno Del Odio”).

Sinopsis

Melanie Daniels (Tippi Hedren) conoce en una pajarería de San Francisco al abogado Mitch Brenner (Rod Taylor), por el que termina siendo atraída. Para intentar regalarle una pareja de periquitos tendrá que viajar hasta la pequeña localidad de Bahía Bodega, en donde será atacada por una gaviota.

Crítica

“Los Pájaros (The Birds)” es una de las películas más populares de Alfred Hitchcock y, aunque excepcional en su aviesa concepción, resulta inferior a otras obras como “La Sombra De Una Duda”, “Extraños En Un Tren” o “Psicosis”.

los-pajaros-foto-criticaEl film, basado en un relato de la escritora Daphne Du Maurier, resulta efectivo en las escenas de ataque de los pájaros (especialmente en la presentación de los mismos); en la capacidad de subvertir la realidad monótona de una pequeña villa y en algunos momentos de gran tensión emocional, pero yerra en la subtrama de carga psicológica que desarrolla con la interacción de sus personajes principales (una rica mimada acostumbrada a realizar todos sus deseos, una madre posesiva y obsesionada con la figura de su marido ausente o una maestra derrotada en el amor y sacrificada por ese afecto), principalmente por alguna flaqueza del guión de Evan Hunter y no por la extraordinaria mirada fílmica de Hitchcock.

Además de las elaboradas escenas de acometidas de cuervos y gaviotas, lo más destacable de la película es el juego sibilino (siempre huyendo de la cotidianeidad del mundo ordinario) formulado por Hitchcock de intercambiar papeles entre el pájaro enjaulado y el ser humano… del sometimiento animal.

También notoria es la espectacular utilización de los efectos sonoros de movimientos de alas y graznidos de pájaros coordinados por Bernard Herrmann en un film carente totalmente de música.

Fichas en AlohaCriticón

Alfred Hitchcock
Tippi Hedren


the birds movie reviewHasta el estreno de “Los pájaros”, habrán de transcurrir tres años desde la última película del maestro del suspense. Años, no de descanso, sinodedicados a la meticulosa preparación, tanto del guión, como de los recursos técnicos y efectos especiales que habrían de emplearse en este rodaje. El resultado, tal vez, el largometraje más difícil y complejo de la filmografía de Hitchcock.

Una historia, en la que utiliza a los pájaros como protagonistas, cargados de un tan evidente, como confuso contenido simbólico. Aunque no hay que olvidar, que no es la primera vez que se sirve de la imagen de las aves (Sabotaje, Psicosis) como augurio de la desgracia y la mala suerte.

Esta película, junto con “Psicosis”, se puede encuadrar en el género del más puro terror, estilo, por otra parte, poco frecuentado por el director británico. Pero, esta vez, a diferencia de su anterior trabajo, el miedo vendrá del exterior. Miedo a lo desconocido, a lo incontrolable: al caos.

Las increíbles reacciones de los pájaros constituyen un vapuleo al control de lo cotidiano, a manos de lo insólito. La alteración imprevista del orden natural, pone de relieve la ridícula imagen que el hombre se otorga a sí mismo; pretendiendo ser el dueño de la realidad, se encuentra ahora abandonado en su propio desconcierto, sin esquemas y sin cómodas normas por las que regirse. El eterno tema hitchcockniano llevado al extremo: el individuo zarandeado por el azar.

La ambigüedad del filme se abre a cualquier especulación, pues la arbitrariedad de los acontecimientos es total. Todas explicaciones racionales que intentan mantener las pautas de la lógica, son ridiculizadas por el director en la escena del bar de Bahía Bodega, con la extraña ornitóloga, como árbitro de la ciencia. Nadie puede explicar lo que sucede, ni los personajes, ni el espectador.

Para recalcar que el caos puede subyacer en lo más elemental, Hitchcock, hace protagonistas de la catástrofe, no a animales extraños y desconocidos, sino a los habituales del lugar: gaviotas, cuervos o gorriones. Los únicos pájaros exóticos que aparecen en la pantalla, los periquitos que han de servir de regalo, serán los únicos pacíficos; y serán los que, al final, sean llevados consigo en una huida llena de suspense e incertidumbre.

Estas aves diferentes (en inglés, love-birds) ¿representarán la esperanza de cambio, o por el contrario, la translación del mal adonde quiera que vayan?. No en vano, en el film no aparece la palabra “the end”, sin duda, con toda malsana intención.

Acaso cabría interpretar, que para los personajes, los pájaros son el desastre, el caos; para Hitchcock, son solamente la representación de los propios temores del hombre abandonado al azar, a la precariedad de su capacidad para controlar la vida …, a la muerte. Los pájaros no existen, son nuestros miedos.

Angel Lapresta

Fichas en AlohaCriticón

Alfred Hitchcock
Tippi Hedren