• Por AlohaCriticón

LOS TESTIGOS (2007)

Dirección: André Techiné.

Intérpretes: Johan Libéreau, Michel Blanc, Emmanuelle Béart, Sami Bouajila.

Manu (Johan Libéreau), un joven aprendiz de cocinero, llega a París y se

instala en la habitación que su hermana Julie (Julie Depardieu) tiene

alquilada en una pensión.

Fruto de sus frecuentes paseos por los ambientes homosexuales de la capital

francesa, Manu conocerá a Adrien (Michel Blanc), un médico que le ayudará a

integrarse en la sociedad parisina.

Ambientada en la mitad de la década de los ochenta del pasado siglo veinte,

“Los testigos” supone un eslabón más en la siempre interesante filmografía

de André Téchiné, cuya cúspide creativa sigue siendo “Los juncos salvajes”

(1994).

El contexto temporal no es baladí, ya que el director galo aprovecha ese

período de incipiente propagación del síndrome de inmunodeficiencia

adquirida, popularmente conocido como sida, para desarrollar, junto a

Laurent Guyot y Viviane Zingg, un guión cimentado en las promiscuas

relaciones sexuales de los distintos personajes (desconocedores de la

pandemia que se avecina) y que desemboca en el padecimiento de la

devastadora enfermedad por uno de ellos.

Una resurección temática que refresca la conmoción social que se originó y

lo que trajo consigo: un símbolo en forma de encarnado lazito, una

impactante imagen que retrataba la marchita virilidad de Rock Hudson, o el

referente cinematográfico de la excesivamente aclamada y premiada

“Philadelphia” (1993), pinceladas dramáticas de un cuadro no presente en la

película.

Emmanuelle Beart y el solvente y contenido Michel Blanc encabezan un reparto

en el que no pasa desapercibido el buen trabajo de Johan Libéreau y Sami

Bouajila.

“Los testigos” es superior a “Fugitivos” (2003) y “Otros tiempos” (2004),

las dos cintas previas presentadas en un corto lapso de tiempo por Téchiné;

sin embargo, no llega a la calidad que se espera de uno de los destacados

realizadores en activo del otro lado de los Pirineos.

Por cierto, que un repaso del plantel de directores franceses que están en

la brecha en el inicio de la nueva centuria, Tavernier, Becker, Leconte o

Guediguian, con Rhomer, Chabrol o Godard a la cabeza, justifica el famoso

chovinismo de los vecinos de arriba.

Alberto Alcázar

Enlaces

André Téchiné

Emmanuelle Béart

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:6    Promedio:3.6/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar