• Por AlohaCriticón

LUCÍA Y EL SEXO (2001)

Director: Julio Medem.

Intérpretes:Paz Vega, Tristán Ulloa, Nawja Nimri, Elena Anaya.

Lucía (Paz Vega) trabaja como camarera de un restaurante. La pérdida de su novio, un escrito llamado Lorenzo (Tristán Ulloa), le sume en un malestar psicológico que decide abandonar acudiendo a una tranquila isla del Mediterráneo.

En el lugar conocerá a Elena (Najwa Nimri) y a Carlos (Daniel Freire), una pareja vinculada también al escritor.

Nueva entrega del personal cine de autor de Julio Medem. Ahora presentando una historia más que endeble enmascarada por una estructura narrativa repleta de saltos temporales (utiliza un flashback para posteriormente retomar la historia varias veces en un punto previo a la citada figura), múltiple utilización de simbolismo natural acerado por un uso de una brillante fotografía hiperiluminada, e incluso por el nombre de los protagonistas (Lucía, Luna, Lorenzo), y unas escenas empapadas de juegos sexuales que se mueven desde la masturbación, el beso negro, el 69 hasta deseos incestuosos o juegos a lo “9 semanas ½” (en especial en el primer encuentro entre Paz Vega y Tristán Ulloa).

Medem generalmente resulta hábil en la roturación de las entrañas emocionales de sus personajes y capaz en buscar la interconexión entre los mismos y el espectador. En esta ocasión fracasa casi por completo, pues existe bastante distanciamiento entre el asistente a la sala y las aventuras sentimentales (generalmente sexuales) de sus protagonistas, principalmente porque éstos carecen básicamente de fuertes motivaciones personales más allá de las lógicas consecuencias del recuerdo amoroso con las que se sustenta la acción. Simple y vagamente el afán del personaje masculino en la construcción literaria y en la búsqueda y florecimiento del amor paterno-filial y en parte, la esperanza de la emancipación sentimental del personaje de Lucía en un ambiente libertario resultan trazos algo interesantes dentro de un film bastante deslabazado temáticamente, que se mueve entre el deseo, la pasión, la impulsividad y de nuevo, el azar y el destino, aspectos motorizados por Lorenzo, el personaje principal de la película (a pesar del título de la misma), quien en su interacción con los caracteres femeninos, por cierto, muy bien interpretados (con especial mención para Elena Anaya) construye este decepcionante título, que no obstante cuenta con el sello autoral del director vasco en la realización y definición técnica, siempre (o casi) creador de una sugerente atmósfera.Enlaces

Julio Medem

Paz Vega

Tristán Ulloa

Elena Anaya

Javier Cámara

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:30    Promedio:3.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar