• Por AlohaCriticón

MAN ON THE MOON (1999)

Director: Milos Forman.

Intérpretes: Jim Carrey, Danny DeVito, Courtney Love, Paul Giamatti.

Andy Kaufman (Jim Carrey) desde pequeño siempre quiso hacer reír, era su único objetivo en la vida. Eso sí, su humor era todo menos convencional, la provocación, el

enfrentamiento con el público y con los magnates de la industria del

entretenimiento se convirtieron en una constante a lo largo de toda una

vida prematuramente cercenada por el cáncer. No dejó sin embargo la

originalidad en la muerte, manteniendo un halo de misterio y por que no

decirlo, cachondeo, alrededor de su propio ocaso.

El checo Milos Forman es uno de esos cineastas que se desenvuelven con

soltura y oficio en cualquier tipo de género, aquí compone una biografía

cinematográfica del humorista norteamericano Andy Kaufman, hombre polémico

por sus métodos de provocar la carcajada, siempre de la mano de la impresión

en el espectador y del descontrol de formas y contenidos. Los personajes que

navegan alrededor de este personaje simplemente se dejan llevar por el vendaval de

pasión que desborda y eso lo capta a la perfección el director dejando el

absoluto protagonismo al lucimiento de Jim Carrey, en el mejor papel de su

carrera. Subalternos de lujo son el magnífico Danny de Vito, en la piel del

productor televisivo George Shapiro, Paul Giamati, el amigo de siempre, y la

cantante Courtney Love, que ya participo con Forman en la brillante “El escándalo de Larry Flint “. El guión capta muy bien las peripecias humanas y

profesionales de este curioso artista, sus shows y el podrido manejo del

mundo de la televisión al que la pesada cadena de dólares no deja mucha

libertad de movimientos. La parte más lúcida es la final,

cuando el artista es poco más que un hombre enfermo con un último sueño que

cumplir, dar un recital por el que ser recordado siempre, lograr el tan

ansiado cariño del público. No cae el film en la lágrima fácil tan propia de

la películas sobre vidas truncadas bruscamente, aunque hay escenas que

provocan la ansiada emoción como aquella en la que Jim Carrey cansado,

enfermo y calvo confiesa a su manager y figura paternal, Danny DeVito que

se va a Filipinas, el otro le pregunta “buscando qué” y la respuesta clara

sencilla sincera de ese payaso triste y apagado es

“un milagro”.

Alberto M. González

Enlaces

Jim Carrey

Danny DeVito

Paul Giamatti

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:26    Promedio:3.9/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar