• Por Antonio Méndez

mank-poster-sinopsis-cartelDirección: David Fincher.
Intérpretes: Gary Oldman, Arliss Howard, Lily Collins, Amanda Seyfried.

Con guión de Jack Fincher.

Sinopsis

1940. Herman Mankiewicz (Gary Oldman) llega a un rancho de Victorville, en California, para escribir el guión de una película que prepara para la RKO el joven prodigio Orson Welles (Tom Burke) para su debut en el cine tras sus logros en el teatro y en la radio.
Mank recibe instrucciones de John Houseman (Sam Troughton) y está acompañado por su secretaria, Rita Alexander (Lily Collins).
En ese momento se recuerda sus inicios como guionista en Hollywood durante los años 30.

Crítica




mank-critica-movie-review-fotosJack Fincher, padre del director David Fincher, debutó como guionista con esta película que podría ofrecer una interesante historia de cine sobre cine con el fondo de la preparación de una de las obras cumbres de Hollywood, “Ciudadano Kane”, enfrentando física y psicológicamente a personajes carismáticos en un creciente careo sobre ideas, creación, arte, propósitos… pero no, la película, de forma decepcionante, relega a Orson Welles a un personaje anecdótico, mínimo, para desarrollar un panegírico del guionista Herman Mankiewicz con un tópico retrato de antihéroe borrachuza, rebelde, idealista… en el contexto de la Gran Depresión.

Los Fincher, con una fotografía en blanco y negro bruñida (remedo básico de contrastes lumínicos de Welles sin la fuerza escénica de su brillante narrativa), llevan el contexto cinematográfico a lo político, centrándose en las elecciones a gobernador con pugna entre Upton Sinclair y Frank Merriam.




Inherente a esas elecciones, el conflicto principal del film, con constantes saltos temporales para mostrar la evolución del protagonista durante los años 30 del pasado siglo, es el choque personal entre Mankiewicz (con un adecuado Gary Oldman en un papel agradecido), Louis B. Mayer y William Randolph Hearst. Estos últimos en retratos planos que impiden otorgar épica y profundidad a la confrontación más allá del adorno literario en regodeo-pavoneo, con especial significación para el Quijote cervantino.
La trama se diluye en una perorata política de escaso interés con aspectos familiares (Joseph L. Mankiewicz, Sara Aaronson…) de muy poca entidad.

Si los personajes masculinos, a excepción de los lugares comunes que definen a Gary Oldman/Herman Mankiewicz, están desdibujados, los femeninos lo están mucho más. Son simples adornos funcionales y meros recipientes del énfasis apologético.

Fichas en AlohaCriticón

David Fincher
Gary Oldman
Lily Collins
Amanda Seyfried

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:11    Promedio:3.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar