• Por AlohaCriticón

martin hache pelicula cartel poster movie

MARTIN HACHE (1997)

Director: Adolfo Aristarain.

Intérpretes: Federico Luppi, Cecilia Roth, Eusebio Poncela, Juan Diego Botto.

Después de estar a punto de morir por una sobredosis de cocaína, Martín (Hache) ( Juan Diego Botto) se traslada de Buenos Aires a Madrid para vivir con su padre, Martín (Federico Luppi), un director de cine ególatra y desagradable que no tiene ni idea de lo que es ser un buen padre. Ya en España, pasarán un fin de semana con Dante (Eusebio Poncela) i Alicia (Cecilia Roth), amigo y novia de Martín padre, y esos dos días cambiaran su existencia para siempre. A estas alturas, nadie puede negarle a Adolfo Aristaráin la facultad de profundizar hasta los rincones más íntimos de los personajes que describe y de destaparnos sus almas con la sutileza de un artista, pero es en sus películas de la última década y quizás especialmente en “Martín (Hache)” donde ese ahondamiento se hace más patente, más productivo. Es en este film, curiosamente irreverente y educado al mismo tiempo, dónde sus personajes se desnudan por fin para mostrarnos el drama humano, singular y a la vez colectivo, de aquéllos que están infinitamente solos a pesar de estar rodeados de gente.

“Martín (Hache)” es una auténtica autopsia realizada antes de la muerte y ante ella, en torno a unos seres marginados aunque no marginales, con serias dificultades para vivir y convivir y dispuestos, a veces incluso decididos, a llegar a un fin que se anuncia desde la primera imagen. Es, en cierto grado, una película sobre la soledad, el amor y la culpa, con solamente un agujero minúsculo abierto a la esperanza, y también una fábula casi perfecta sobre el problema de hacerse mayor o de serlo, el problema de asumir una personalidad propia y dejar de ser Hache para ser Martín… o cualquier otra cosa que se desee, dejar, en definitiva, el camino marcado para seguir el de uno mismo. Y también es, seguramente, un film de la palabra y para la palabra, con diálogos fluidos, completos, claros, una película en la que se habla mucho y bien… o mal, según lo miremos, pero siempre sin tapujos, destrozando los tabúes limitadores que la sociedad impone. Quizás por eso, simplemente por eso, podamos afirmar que Martín (Hache) es, además de una película de crítica social y un magnífico estudio psicológico de las relaciones humanas, una obra de arte irrepetible, inimitable y única, valoración que ni siquiera sus momentos menos logrados – entre los que quizás destaque un final demasiado sensiblero aunque agradable para el espectador – pueden desmejorar.Eva Pesquera

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Federico Luppi

Cecilia Roth

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:49    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar