• Por AlohaCriticón

misteriosa obsesion cartel movie review the forgottenMISTERIOSA OBSESIÓN (2004)

Director: Joseph Ruben.

Intérpretes: Julianne Moore, Dominic West, Gary Sinise, Anthony Edwards.

Con guión de Gerald Di Pego (“Instinto”, “Mirada De Ángel”).

Telly Paretta (Julianne Moore) intenta reponerse de la pérdida de su hijo de ocho años fallecido a causa de un accidente de aviación. Telly, cuyo padecimiento le lleva a alejarse de su esposo Jim (Anthony Edwards), verá como su vida pega un vuelco cuando su terapeuta, el doctor Jack Munce, (Gary Sinise), le comenta que su hijo jamás existió y que éste es solamente producto de sus alucinaciones. Confundida, Telly se une a Ash Correll (Dominic West), quien está sufriendo una idéntica situación, para intentar desentrañar este misterio.

Joseph Ruben, autor de “El Padrastro” o “El Buen Hijo”, parece estar encandilado con elucubrar historias en formato thriller psicológico desplegadas en núcleos o situaciones familiares un tanto inquietantes. Baste repasar los títulos citados o esta “Misteriosa Obsesión”, película fallida en casi todos sus aspectos si exceptuamos la interpretación de Julianne Moore, quien poco puede hacer con el infortunado guión que le han ofertado. Bueno, al margen de rechazarlo previamente…

En este film, proyectado con una interesante idea y un progreso “expedientexiano” (que recuerda un tanto en su premisa al excelente título de Otto Preminger protagonizado por una trastornada Tuesday Weld “El Rapto De Bunny Lake” (1965), por no hablar de las enracecidas artimañas en torno al personaje femenino de “Luz De Gas” (1944), el título dirigido por George Cukor) se acerca al ámbito sobrenatural y a la ciencia-ficción, sin perder el primordial enfoque psicológico, para exhibir la angustia y la paranoia de su caracter central.julianne moore misteriosa obsesion movie review the forgotten

Con el propósito de mostrar tal zozobra, Ruben acera todos los mecanismos narrativos que sirven para acentuar ese tono paranoico y sombrío al que dota el film junto a sus técnicos, entre ellos el diseñador Bill Groom, el compositor James Horner y el fotógrafo Anastas Michos, quien en su afán de enfatizar el estado emocional de Moore emplea un antojadizo e iterativo trabajo de cámara.

Lo negativo de ello es que desequilibra la película, incentivando la atmósfera y olvidándose del progreso de la historia, a la que enrevesan caprichosamente en un desarrollo sin explicaciones certeras ni un trato adecuado a la mayoría de sus personajes.

Maneja deliberadamente un manipulador guión shyamaliano escrito por Gerald Di Pego (“Angel Eyes”) que con el paso de los minutos termina escapándosele de las manos a pesar de contener algunas escenas conseguidas que sí transmiten la suficiente tensión y el empaque emocional deseable en este tipo de productos formulistas, los cuales, en los últimos tiempos y especialmente en su tercer acto, suelen terminar defraudando hasta límites insospechados.

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Julianne Moore

Dominic West

Sentado en tu butaca de cine con palomitas en mano la verdad estás impaciente por saber a donde irá a parar la historia.

Cuenta como una mujer, Telly (Julianne Moore), desquiciada por la muerte de su hijo comienza a obsesionarse por los recuerdos. Hasta ahí va todo bien porque incluso parece que se trata de un drama existencial, aparece un psicólogo (Gary Sinise) que intenta ayudarla y se ve que la relación con su marido (un actor de la serie de televisión: Urgencias) se está viendo afectada.

Pero a partir de ahí comienza a creer que su hijo en realidad no ha muerto y se mete por el medio al gobierno y a organizciones secretas que puede que lo hayan retenido a la fuerza a santo de no se sabe porqué, o eso dan a entender; y con algunas (bastantes) persecuciones por la autopista y algunos enigmas, aparecen, ya lo que desbarata todo lo que creías: marcianos!!!!! Esto ya parece una locura, y deseas que llegue el final para comprobar cual de las tres formas de contar la historia que te han vendido es la correcta.

Sin duda alguna yo salí decepcionado del cine, es una película totalmente incoherente que parece una cosa y luego otra, pero acaba siendo una totalmente peor. Tal vez haya que salvar a Julianne Moore de la quema, que siempre ha sido una actriz que me ha gustado mucho, pero no entiendo como ha podido participar en una película tan, tan… así.

Cabe calificarlo como uno de esos films de entretenimiento que no ofrece nada más que eso para una sesión en la televisión para un domingo por la tarde.

Pero si algo le tengo que reconocer a “Misteriosa Obsesión” es una escena, una de las mejores que he visto este año en el cine y que le dio una vuelta a mi corazón: Telly está en el coche conducido por Ash (personaje que le ayuda en sus propósitos) vemos como va avanzando por una carretera en la ciudad; se ven unas luces por la ventanilla del copiloto y un coche acercándose y en décimas de segundo se produce un choque espectacular totalmente inesperado y resuelto con maña. Tal vez lo único destacable del film.

Lo mejor: mmm… Julianne Moore (que tampoco es una de sus mejores interpretaciones.)

Lo peor: la forma en que resuelven el film, un final feliz tipicamente Hollywoodiense. Miguel Calvo Marqués

La realidad que vivimos es un concepto difícil de comprender, pues ¿Quién nos asegura que lo que vivimos no es más que un holograma creado por la mente? (sin meternos a rasgos idealistas o materialistas), pues en muchas ocasiones vivimos la realidad que queremos vivir, o tal vez sólo vivimos la realidad que se nos presenta.

Seguramente para cualquier director de cine le es difícil crear una trama psicológica envuelta en un drama que de un twist al final del film, con intensiones de que el espectador diga “lo sabía” o “como no se me ocurrió”, pero el hecho de trabajar con un guión psicológico que estudia la mente y la reacción humana ante alguna situación, tiene una desventaja enorme, “El prestigio”, si alguien trabaja con este tipo de trama, el espectador esta acostumbrado a un twist a la “Sexto sentido”, lo que transforma el film de entretenimiento y disfrute, en algo tedioso, pues esperas encontrar el final antes de cualquier otro en la sala de cine, o simplemente te mata la ansiedad por saber cual será el desenlace; además, en las tramas en las que se maneja que en la mente todo es posible, es fácil esperar un final muy irreal, y si a esto le agregamos un toque de ciencia-ficción, la trama se puede salir de las manos creando un enfoque surrealista que termina decepcionando al espectador; tal es el caso de esta película, que me atrajo desde que prometió ser la película más impactante después del “Sexto sentido”, y la verdad esto es una vil falacia, si bien es un excelente tema, pero mal explotado, pues se descuida de forma infame el transcurrir el tempo, pues al parecer el director confundió ritmo con aceleración, lo cual afecta el desarrollo del film.

El inicio muy bien planteado, que se enfoca al concepto de que el niño esta muerto, después de esto como a los 10 o 15 minutos, el niño no estaba muerto, sino que nunca existió, transformando el contexto de negación a una de persecución que intenta mantener al espectador al borde de la butaca de cine, lo cual se logra paulatinamente cuando los federales empiezan a buscar a Julianne Moore; aquí se bifurca en gustos, pues si al espectador le atrae en los asuntos federales como: mutación, comunicación con aliens, armas nucleares, etc. estará entretenido al ver este asunto de la corrediza sin sopor; pero si esperaba algún delirio de la mujer, un drama familiar… digamos algo más apegado a la realidad, pues no creo que le atraiga este giro de trama (yo prefiero esta segunda opción, pues es menos imaginaria, que implica meditación o algún mensaje trascendente, no juegos pirotécnicos volando por el aire), esto de los federales es para que te prepares para el anacrónico desenlace, el cual es para dos gustos muy diferentes, pues depende si degusta que el “villano” (por así decirle) gane y el final abra paso a una posible secuela o simplemente demuestre un pesimismo insano, o que el final sea muy “happy Hollywood” y todo sea hojuelas sobre miel, el cual es el caso de esta película. Así pues yo digo que era un excelente tema, que prometía mucho, pero no lo supieron explotar, pues es un thriller/suspense carente de sobresaltos, muchas persecuciones para mi gusto, y los culpables de la “desaparición” del niño son muy poco convincentes, y como dice su categoría: de ficción.

Lo que más atrae de este film son dos cosas: la primera es la actuación magistral de Julianne Moore, que como siempre da el 100% de sí misma; y la segunda es que esta película es una de las mejores de suspense que hemos visto en estos tiempos, los cuales han sido difíciles para el cine. Ni modo, es lo mejor de lo que queda.

Lucio Avila

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Julianne Moore

Dominic West

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:35    Promedio:3.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar