• Por AlohaCriticón

MULHOLLAND DRIVE (2001)

Director: David Lynch

Intérpretes: Laura Harring, Naomi Watts, Ann Miller, Justin Theroux.

Con guión de David Lynch (“El Hombre Elefante”, “Terciopelo Azul”).

En la ciudad de Los Angeles, una mujer (Laura Harring) sufre un accidente automovilístico cuando está a punto de ser asesinada. Poco después y con amnesia se instalará en un apartamento en donde se encuentra una rubia muchacha aspirante a actriz llamada Betty (Naomi Watts).

En el mundo del arte una de las peores cosas que se puede hacer es establecer de antemano una valoración positiva sobre una obra por su extrañeza o particularidad conceptual, obviando que la misma detente la funcionalidad sensorial y cohesión global que tiene que poseer una válida singularidad artística.

El siempre alucinante y surreal mundo de David Lynch maneja desde un fascinante y complejo universo esta efectiva característica, ostentar un poderoso sentido de la imaginería y simbolismo para plasmar una laberíntica trama que provoque en el espectador cierta excitación mental y un sugestivo acercamiento visual a atmósferas y personajes pintorescos. Lynch en sus propuestas cinéfilas más arriesgadas, como es “Mulholland drive”, nos hace sentir partícipes de sus sueños, convirtiéndolos en pasajes oníricos compartidos, cuya interpretación se subjetiviza partiendo siempre del cúmulo de emociones percibidas por el asistente a la sala. Este recorrido hipnótico con diversas claves genéricas donde hallamos acotaciones eróticas, grotescas y satíricas, está además muy bien interpretado por sus dos principales protagonistas femeninas, Laura Harring y Naomi Watts.

Sin embargo y como nada en Lynch es trivial, lógico o sencillo, el surrealismo desprendido en sus imágenes no impide una inconexión general que pueda confundir y desconcertar a cierta parte de la audiencia, no en vano este trabajo fue preparado como episodio piloto de una serie televisiva y retocado tras ser desechado finalmente por la cadena ABC.

Enlaces

Laura Harring

Naomi Watts

Melissa George

No todo el arte puede ser mostrado por el artista desde una perspectiva clara y pura en escencia. David Lynch se encarga de mostrar ideas sobre el surrealismo que rodea nuestra cotidianidad y las ilusiones del ser humano.

Mullholland Drive se basa en plantear una vida llena de ilusiones, de metas y convicciones que hacen del ego un enriquecimiento de sueños y perspectivas para una vida prospera. Desgraciadamente la mente es muy poderosa y el subconsciente nos engaña.

Mullholland Drive es una carretera donde se conecta el yo con el super yo,donde el materialismo anhelado y las ilusiones no son lo que parecen y en un momento no sabes que historia es la tuya o cual es tu realidad.

El encontrarse con tus sueños y tus temores es un punto donde se pierde el tiempo y la consciencia; donde una orquestas no tiene banda. La película no muestra secuencia, simplemente dos historias, una real y otra de sueños, una de temores y otra de ilusiones, una de amor y otra de desamor, tu decides cual escoges y cuando tomar la carretera a Mullholland Drive.

Julio Mora

Tras su estupenda “Una Historia Verdadera” (The Straight Story), en la que aparcaba sus atmósferas mas visitadas para acercarse a formas de expresión que recordaban a John Ford, David Lynch nos introduce de nuevo en sus mundos, sus personajes, sus excentricidades, sus misterios y sus inquietudes.

Y nos viene esta vez mas críptico que nunca, mucho mas onírico que de costumbre, que ya es difícil, y mas personal que en cualquiera de sus mas personales entregas. Tras una primera hora realmente maravillosa (en todos los sentidos) en la que se nos presentan secuencias inconexas que agarran al espectador a base de suspense y misterio, apareciendo y desapareciendo un sentimiento o una emocion casi de la misma manera en que aparecen y desaparecen los personajes, nos vemos inmersos en una segunda hora desgraciadamente decepcionante.

Casi como al que quitan un caramelo de la boca, David Lynch empieza a divagar por una obra de la que todos esperabamos historias que se cierran, que van conectandose, despues de una primera hora de rompecabezas, con piezas sueltas presentadas con un estilo elegante, personal y ,a la vez, claramente “Noir”.

Pero la pelicula comienza a descomponerse desde el mismo momento en que David Lynch comienza a introducirnos en el sueño de la protagonista.

No se le puede negar la calidad, la elegancia, la maestría en presentarnos los mundos y los personajes que nos presenta, pero en esta ocasion David Lynch parece haber querido tomar un camino que, aunque personal y propio, parece sobrado y fuera de lugar en una historia que nos prometia tanto.

Marco José Bernal

Últimamente el cine se ha estado volviendo un poco monótono debido a las numerosas películas que llegaban y que, algunas a pesar de su gran solidez argumental, no se despegaban de los numerosos tópicos cinematográficos de los últimos años.

Casi parecía imposible que pudiera inventarse un genero que sirviera como referencia del cine del siglo 21, un cine inteligente que invitara al espectador actual a utilizar, además de las propias emociones, una lógica onírica e implacable.

Entonces llegó el insuperable David Lynch y se inventó a si mismo. Tras haber pasado por la maravillosa “Terciopelo azul”, deleitarnos con su lógica en “Carretera perdida” y abrir camino a la quizás la película sobrenatural por hermosa del siglo 21, “Una historia verdadera”, nos regala ahora un nuevo capitulo de su extravagante filmografía, “Mulholland drive”, universo lynchiano recuperado gracias a “Carretera perdida”.

La pelicula narra el alucinante viaje realizado por Naomi Watts ( Betty y Diane según las circunstancias) en e que se ve implicado Laura Harring (Camilla y Rita), la mafia, un director sin opciones y un gangster.

Lo mas impactante de la pelicula es la lógica onírica con la que esta constituida en la que todos los elementos de la pelicula están conectados de una manera coherente sin dejar cabos sueltos y además dejando un margen para el espectador para profundizar en los numerosos detalles de la pelicula, lo que la convierte en un estilo de cine para intuitivos.

La pelicula parece que sigue una narración coherente, e incluso algunos lynchianos pueden sentirse realmente frustrados con el inicio de su ultimo trabajo a pesar de contener todos los personajillos que no aportan nada a la verdadera historia.

Pero después de la visita al club silencio se destapa toda la verdad, los personajes se reinventan así mismos, el tiempo desaparece y lo que parece un sueño se acaba convirtiendo en una pesadilla para la protagonista.

Los que busquen un cine algo diferente debido a que se sientan cansados con los últimos estrenos , encontraran en la ultima obra de este insólito director todos los elementos humanos (amor, jazzistiano…) narrados de una manera poco convencional.

Una obra maestra que se adentra en el hollywood oscuro de la influencia de la mafia. Magnifique.

Adios Ayer

Enlaces

Laura Harring

Naomi Watts

Melissa George

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:73    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar